Como lo había prometido, el diputado petista Gerardo Fernández Noroña visitó Monterrey. Alrededor de las 10 de la mañana de este miércoles 2 de octubre llegó al edificio del Congreso de Nuevo León, en donde se reunió con un grupo de diputados locales y almorzó con ellos en la sala de juntas de la bancada de Morena.

Luego de su reunión dio una rueda de prensa en donde señaló especialmente a los diputados panistas, acusándolos de realizar un linchamiento en su contra. Dijo que consideraba arbitraria la decisión del Congreso Local de nombrarlo persona non grata para Nuevo León, y advirtió que se ampararía ante las instancias federales por esa situación de linchamiento.

El Diputado Federal dijo que lejos de ofrecer una disculpa, cómo lo pidieron los legisladores, le exige una disculpa al Poder Legislativo de Nuevo León porque hubo un agravio hacia su persona.

“Yo esperaría que cerremos este capítulo de manera sensata y civilizada, el Congreso de Nuevo León pretende que yo me disculpe, y yo vengo a decir aquí que exijo una disculpa pública del Congreso. Quien me agravió, quien buscó difamarme, quien hace una campaña de linchamiento es el Congreso de Nuevo León y son ellos quienes deben disculparse. Yo no tengo nada de qué avergonzarme ni disculparme. Todo mi cariño al pueblo de Nuevo León y mi reconocimiento a las figuras destacadas de este estado trabajador”

Llamó de nuevo hipócritas a los legisladores que votaron en su contra y les pidió que si tanto es su orgullo hacia Eugenio Garza Sada hagan tan solo una obra de las que él hizo.

“Hago un reconocimiento a la aportación de Eugenio Garza Sada, hago un reconocimiento a su aportación a Nuevo León y al país”.

Fernández Noroña mantuvo su postura en relación con el comando de seis guerrilleros, dos de ellos muertos en la balacera, que asesinaron a Eugenio Garza Sada, a su chofer Bernardo Chapa, y a su ayudante Modesto Hernández, el 17 de septiembre de 1973.

“Y digo que los jóvenes eran valientes, los que tomaron las armas, revolucionarios y conscientes; y la Liga Comunista 23 de septiembre, ese comando, nunca pretendió asesinar a Eugenio Garza Sada, querían llevarlo consigo para lograr la liberación de 51 presos políticos”.

Al saber de la presencia en Nuevo León del diputado federal, Fernández Noroña, un grupo de personas lo recibieron con mantas colgantes en puentes peatonales ubicados sobre la avenida Eugenio Garza Sada. Los manifestantes señalaron en dos leyendas que en Nuevo León admiraban a Eugenio Garza Sada.

Sin embargo, la verdadera oposición contra el diputado federal se realizó en el Congreso, donde militantes del Congreso Nacional Ciudadano confrontaron a otro grupo, afín a Fernández, gritando “A la chingada Noroña, fuera de Nuevo León”.

Al culminar la rueda de prensa llevada a cabo en el Congreso Local el legislador federal salió del recinto y se topó con dos grupos de manifestantes uno a favor y otro en contra, afortunadamente la situación no se salió de control al retirarse Noroña.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.