Una resolución para suspender el juicio que el Congreso de Nuevo León llevaba contra el gobernador Jaime Rodríguez por el caso de las “broncofirmas”, fue la última que firmó Eduardo Medina Mora como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Dichas sanciones, que están en pausa y que también en su momento fueron avaladas por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, se debían a que el mandatario utilizó a 572 funcionarios para recolectar firmas a favor de su campaña presidencial.

La SCJN había recibido la solicitud de controversia constitucional en contra del fallo de la TEPJF, que ratificó la sanción para Jaime Rodríguez Calderón por utilizar recursos públicos, con el fin de recabar las firmas que le permitieron registrar su candidatura como aspirante independiente.

En la lista extraordinaria de notificaciones, publicada el 3 de octubre en la sección de Trámites de Controversias Constitucionales y de Acciones de Inconstitucionalidad, en el expediente número 310/2019, el ahora exministro argumentó:

“Se advierte que el acto impugnado no es propiamente electoral, ni constituye en el estricto sentido el cumplimiento de un fallo, sino el dictado de unas reglas emitidas exprofeso para establecer una sanción a dos servidores públicos, sin perjuicio de los motivos de improcedencia que puedan advertirse de manera fehaciente al momento de dictar sentencia”.

El caso de las “broncofirmas” ha causado polémica a nivel local y nacional, pues tanto diputados como senadores han pedido que Rodríguez Calderón renuncie a su cargo.

El propio Gobernador había afirmado que no cometió ningún error, que no está preocupado y que en caso de ser destituido, se “irá al rancho a jalar”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.