Miguel Herrera solo recibió dos partidos de castigo por decirle “puto” al árbitro Marco Antonio Ortiz al finalizar el Clásico Joven, sanción que ha sido criticada por el medio futbolística; sin embargo, la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) explicó el porqué de esta decisión.

Iñigo Riestra, secretario general de la Femexfut, indicó que el caso del ‘Piojo’ se consideró como un insulto y no como un acto discriminatorio, y agregó que la FIFA mandó la circular de cambio de reglamento de sanciones sobre el racismo y discriminación el pasado 7 de junio, cuando el reglamento para el presente torneo ya estaba aprobado.

El directivo señaló que la Comisión Disciplinaria castigó con los elementos que tenía y señaló que Miguel Herrera se mostró muy arrepentido de sus actos tras el encuentro en el que sus Águilas cayeron por goleada ante Cruz Azul.  

FMF firma alianza con la Conapred

La FMF firmó un contrato de colaboración con la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) para buscar erradicar el famoso grito homofóbico que tantos dolores de cabeza le ha dado a la Federación. 

“Vamos a modificar o tratar de estudiar los reglamentos para poner penas más severas, por su puesto”, dijo Riestra, mientras que Alexandra Haas, presidenta de la Comisión, señaló que el organismo ayudará a la Federación a realizar un mejor diagnóstico sobre condiciones de discriminación y desigualdad.

Asimismo, se dejó claro que para la Conapred, la palabra “puto” será discriminatoria en cualquier contexto.