Habitantes del municipio de Paracho, Michoacán, se levantaron en armas por la inseguridad que sufre la localidad y luego del asesinato de un padre y su hijo, de siete años, el pasado sábado 5 de octubre en la carretera Uruapan-Paracho.

Un video que ha circulado en redes sociales muestra una caravana de camionetas con personas armadas a bordo. Sin embargo, el gobernador Silvano Aureoles desestimó las señales de alerta.

El pasado sábado 5 de octubre manifestantes salieron a las calles a protestar por la detención de un policía y retuvieron dos vehículos -uno de carga y otro particular- que, al intentar desalojar del segundo a un hombre y su hijo, los mataron, informaron medios locales.

Los habitantes de Urapicho de Paracho anunciaron que se levantarán en armas temporalmente por la delincuencia que viven y el desinterés de las autoridades.

Silvano Aureoles dice que es “chisme”

Al ser cuestionado sobre el tema, el gobernador de Michoacán Silvano Aureoles aseguró este 7 de octubre que el levantamiento armado es puro “chisme” porque la comunidad vive muy tranquila.

“La situación en Urapicho está tranquila el caso de la situación que se vivió ayer, motivados por los familiares y amigos de una persona que fue requerida por la fiscalía por tener pendientes y orden de aprehensión”

Aureoles aseguró que el asesinato del hombre y el menor de edad no tiene que ver con las protestas sobre la detención del policía y que es un asunto que ya está investigando la Fiscalía General del Estado.

Añadió que, en algunas comunidades michoacanas, como Urapicho y Capácuaro, se han formado grupos criminales que se dedican a la tala clandestina, robo de vehículos y tráfico de drogas.

“No hay que estigmatizar a las comunidades indígenas, pero ahí con frecuencia aparecen grupos, ellos no son los que están cometiendo los delitos, sino grupos que delinquen”.

Con información de El Sol de México, Mi Morelia, La Voz de Michoacán y Radio Fórmula