Saida Anyul Abud, quien a finales de septiembre anunció su salida del Atlético de San Luis, donde se desempañaba como doctora del primer equipo femenil, aseguró que su despido tuvo una motivación machista y no profesional.

En entrevista con El Universal, que fue retomada por Plumas Atómicas este 15 de octubre, Abud Flores reveló que el haber denunciado las precarias condiciones que experimentan las jugadoras potosinas desencadenaron su salida del club, ya que Jordi González López, director de fuerzas básicas, le reprimió por tales actos.

 “Nunca fue el comentario sobre mi desempeño laboral como médico, es más un tema de machismo. El equipo, que está en el sitio 17 de la tabla, sólo ha ganado dos encuentros de 13, con dos empates y el resto derrotas, pero no ha quedado en el esfuerzo de las jugadoras, hay condiciones extracancha que inciden”.

Sin embargo, la directiva del Atlético de San Luis, club que está debutando en Primera División, afirmó que la causa de su despido fue una “falta de respeto”, pero como es ya costumbre en aquellos lares, no se dieron más detalles.

En los primeros días del mes pasado, Alfonso Sosa también fue removido de la dirección técnica del primer equipo varonil debido a supuestas “faltas de respeto” contra el presidente Alberto Marrero.

Proteger la integridad de las futbolistas causó enojo en la cúpula

De acuerdo con lo relatado por Saida Anyul Abud al diario Exprés de San Luis hace una semana, todo comenzó en agosto pasado, cuando las potosinas visitaron al FC Juárez, pues la directiva decidió que éstas regresaran en autobús tras el partido, lo que, en palabras de la susodicha, podría incluso poner en riesgo la vida de las jugadoras.

“Empezaron las jornadas, todo iba bien, creo que el primer problema se dio previo al viaje a Ciudad Juárez, cuando me dijeron que regresaríamos en autobús. Como médico del equipo, fui con Jordi González y le externé lo riesgoso que sería que, después de la actividad de un partido, las jugadoras realizaran un viaje de doce horas sentadas, pues en el menor de los casos alguna de ellas podría contracturarse o, en el peor de los panoramas, se les podría formar un coágulo y este derivar en una embolia o un infarto cerebral”.

Yo no pretendía que nos regresaran en avión, incluso sugerí que esa noche se descansara en Juárez y al día siguiente se realizara el viaje como lo proponían, pero esa observación mía generó un problema enorme con Jordi González, me contestó que si él no se metía en los asuntos médicos, yo no me metiera en los asuntos administrativos”.

Por otro lado, la doctora le advirtió a Jordi González que varias futbolistas tenían problemas de nutrición debido a que el equipo ya no les proporcionó alimentos. Además, aseveró que el citado directivo pidió que las exponentes hicieran trabajo de gimnasio, pero se negó a prestar las instalaciones que suele utilizar la nómina masculina.

“Me indicó, también, que necesitaban las jugadoras ir al gimnasio, pero cuando sugerí que usaran el de La Presa, me volvió a argumentar que ese era para los hombres y no lo podían usar los dos. Les consiguieron el del Plan de San Luis, aunque ese nunca lo pudimos usar, porque siempre está lleno y porque no puede haber tantas personas entrenando al mismo tiempo”.

Finalmente, Anyul Abud, quien se graduó con un promedio de 9.3 en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, señaló que las altas esferas del club hicieron varias modificaciones en detrimento de las futbolistas de Liga MX Femenil, quienes en ocasiones ven comprometido su sustento por las bajas percepciones salariales de las que gozan.

“Les modificaron los horarios. De entrenar por las tardes las cambiaron para la mañana y algunas de ellas ya tenían un trabajo que les ayudaba con sus gastos, pues con esos salarios ellas no pueden sobrevivir y eso además les impide alimentarse de manera adecuada”.

Fotografía: @SaidaAbud