Dos funcionarios de la Dirección Municipal de Comercio y Abasto en Huauchinango, Puebla, fueron sancionados y uno de ellos despedido por agredir a comerciantes indígenas que vendían quelites.

A través de un video compartido en redes sociales, se puede apreciar como la mujer, de nombre Ángeles, le da un manazo en la espalda a uno de los funcionarios, luego, dos de ellos agarran a golpes a su esposo, Guillermo; éste cae al suelo y uno de ellos, de playera blanca con una mochila colgada al hombro izquierdo, le da una patada.

La comerciante intenta quitar a los agresores de su marido, pero también resulta agredida durante un forcejeo. Una mujer intenta quitar separar a la agredida, mientras se oye decir a transeúntes que los dejen en paz.

El pleito empezó cuando Ubaldo “N” y Heriberto “N”, funcionarios municipales, reubicaron a la pareja de vendedores, originarios de la comunidad náhuatl de Cuacuila, de la calle Manuel Ávila Camacho a la de Corregidora, sin embargo, los agredidos se negaron, les dijeron que decomisarían su mercancía y tendrían que pagar 300 pesos de multa. Al negarse, los funcionarios los agredieron físicamente.

Los despiden y les cobran multas

El alcalde de Huauchinango, Gustavo Vargas, aseguró no permitirá que ningún servidor público abuse de su autoridad contra la ciudadanía e informó que Ubaldo “N”, quien le dio una patada al vendedor ya fue despedido. Además, se dio informe a la Fiscalía General del Estado para que determinen sus responsabilidades.

Según medios locales, a los agresores se le impuso multas de más de 10 mil pesos y 72 horas de arresto, y el golpeador tuvo que pagar 2 mil pesos por gastos médicos. El Instituto Nacional de Pueblos Indígenas le asignó a la pareja de Cuacuila un abogado, quien aseguró que la multa es insuficiente porque podrían volver a incurrir en el delito.

Con información de e-consulta y El Popular

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.