La Secretaría de Relaciones Exteriores emitió un comunicado, por medio del cual rechazó varios puntos asentados en una nota publicada por el portal de la Revista Proceso, sobre supuestos acuerdos secretos entre México y Estados Unidos en materia migratoria.

La respuesta firmada por la Dirección General de la Comunicación Social de la dependencia establece que la publicación titulada “Sin nada a cambio, y bajo amenazas de Trump, México aceptó recibir a inmigrantes”, incluye información que carece de veracidad.

En la nota de Proceso, se refiere que durante el periodo de transición entre los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, se realizaron negociaciones entre Kirstjen Nielsen y Michael Pompeo con Javier López Casarín, “mano derecha” de Ebrard.

El desplegado de la SRE rechaza de manera categórica que López Casarín haya encabezado negociación alguna, ya que se asevera que todos los tratos, acuerdos y conversaciones, siempre han sido dirigidas por López Obrador o el mismo Ebrard Casaubón: “No han existido negociaciones secretas dirigidas por Javier López Casarín, ni durante el periodo de transición, ni después de la toma de posesión”.

Acuerdos y negociaciones siempre se han hecho públicas, afirma dependencia

De la misma forma, la réplica de la secretaría expone que varios de los puntos asentados en la información del semanario, ya fueron aclarados en su momento, debido a que como se explica en la nota informativa, varios de ellos se incluyen en el libro Border Wars: Inside Trump’s Assault on Immigration.

Además, se asegura que como se ha exhibido, las determinaciones y acuerdos a los que ha llegado el gobierno mexicano con su contraparte estadounidense, siempre se han hecho públicas, pues incluso el propio canciller, ha comparecido ante el Senado para explicar el trabajo diplomático.

En relación con que una de las presuntas negociaciones secretas habría concluido con que México aceptó recibir migrantes bajo la promesa de un plan de desarrollo de 10 mil millones de dólares, se aclara que la postura del gobierno federal sigue siendo la de rechazar ser el Tercer País Seguro.

Asimismo, se asegura que el Plan de Desarrollo Integral que se firmó con El Salvador, Guatemala y Honduras, ha arrojado resultados favorables, por lo que la versión sobre las presiones de cierre de fronteras, son falsas

Fotografía: archivo/ Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.