Se tiene previsto que el Gobierno federal destine mayor presupuesto para la construcción del Tren Maya, y evitar así endeudamientos. De acuerdo con el director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Rogelio Jiménez Pons, en el esquema de financiamiento la participación de recursos federales podría pasar del 10 al 40 por ciento y el resto del sector privado.

El Tren Maya es proyecto “turístico y cultural” con el que el presidente Andrés Manuel López Obrador busca comunicar los principales centros arqueológicos de la cultura maya en 5 estados del sureste mexicano.

Se busca reducir el interés que pueda generar el proyecto

Jiménez Pons subrayó que lo que se pretende con mayor participación del presupuesto federal es que se reduzcan los intereses que pueda generarse con el proyecto.

En este sentido, luego de la firma de un acuerdo de colaboración con el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica, descartó que el Tren Maya vaya a desarrollarse bajo la figura de Asociación Público-Privada.

Al menos, comentó, de que se llegue a un acuerdo de APP sin intereses.

Se busca achicar el monto de dinero privado

Jiménez Pons señaló que “se busca achicar el monto de dinero privado” del proyecto cuyo costo total, desde su perspectiva, y con las revisiones que se realizan, se acera a los 120 mil millones de pesos: “El chiste es no dejar tanto compromiso (de pago de intereses en un futuro) y tener las mejores condiciones”.

En titular del Fonatur comentó que la estimación de los ingresos que genere el Tren Maya es algo que todavía está en estudio, y sería pieza importante para determinar el modelo financiero a seguir con el plan.

En este sentido, comentó que desde hace un mes se presentó una propuesta a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y que espera que la decisión final.

El Tren Maya sigue siendo atractivo

Rogelio Jiménez Pons dijo que, si bien no hay cifras concretadas, se espera tener más de 10 mil millones de pesos para soportar las primeras licitaciones de obra pública.

Señaló que, con el ajuste en cuanto a financiamiento, los proyectos previstos bajo el modelo de asociación público-privada “puros” serán modificados.

Sin embargo, aún con los cambios, Jiménez Pons expresó su confianza en que el Tren Maya sigue siendo un proyecto atractivo.

Fotografía: Daniel Aguilar/Cuartoscuro