Luego de que la Auditoria Superior del Estado reportara la inseguridad que tiene la Línea 1 del Metro, el senador Samuel García informó de anomalías de inseguridad en la compra de 89 mil sujetadores que adquirió Metrorrey.

Anunció que presentará denuncias penales contra los funcionarios que permitieron dicha compra, pues los sujetadores se encuentran en pésimas condiciones y ponen en riesgo a la población de Nuevo León. Por ello también exhortará al Congreso del Estado no admitir la cuenta pública del 2018.

Acompañado por Christian Gossler, quien representó la asociación de Únete Pueblo, mencionó que estuvo presente en la adquisición de compra de los sujetadores. Por tal motivo, García designará a Gossler como comisionado para que investigue en Alemania las irregularidades de la reconstrucción de los vagones del Metro.

“Aquí las acciones son contundentes, primero, una petición de transparencia en la que vamos a preguntar cómo es posible que hayas dado una licitación de 80 mil sujetadores al mismo proveedor que anteriormente te dio una de 9 mil y todos los sujetadores tronaron”.

“Vamos a presentar denuncias penales por esta negligencia que puede acabar en una clara catástrofe humana, están de manera negligente poniendo en riesgo a los nuevoleoneses ante un posible descarrilamiento y encima tardando el doble en los tiempos de traslado, porque los vagones no pueden alcanzar velocidad porque se pueden descarrilar”.

Previo a que transportistas buscan alzar la tarifa, Samuel García destacó que el trasporte público de Nuevo León está a un paso del colapso, mientras que Jaime Rodríguez Calderón se mantiene relajado.

Así mismo destacó que en la cuenta pública del 2018, la Auditoria Superior del Estado ya examinó el caso, y coincide que los sujetadores no cumplen con los requisitos y necesidades que demanda la línea, por lo tanto, se están averiando.

Aseguró que Gobierno Estatal tuvo que pagarle a la empresa alemana que se suponía refacturaría los vagones con la suma de 172 mil euros tras la negligencia que realizaron funcionarios al solicitarle moche, y aun no se reconstruyen.

“Tal y como se los asegure ya pagaron $172 mil euros por negligencia, hoy esos vagones que deberían estar ya trabajando siguen allá enyonkados en un almacén en Frankfurt, Alemania y todavía, con total descaro, este gobierno acaba de licitar por mil y pico de millones de pesos vagones nuevos”.

“Y esos vagones, propiedad del Estado del Estado de Nuevo León que llevan allá un año y medio tirados, los van a hacer chatarra o se van a relajar o porqué licitar nuevos, si hay 24 vagones ahí con contrato que deberían hoy estar aquí ya trabajando”.

El Gobierno local ha ignorado deliberadamente dos peticiones del Senado de la República

“Que nos den al Senado un informe del estado actual que guarda la contratación y entrega de vagones entre la empresa alemana VGF y Talbot, que aquí está el moche y que aclaren causas del sobre costo; cómo es posible que si Nuevo León fue a dar con el proveedor, es decir, se brincó al intermediario, el costo en lugar de bajar un 10% o 15% subió un 15%; 300 millones de euros el ese moche que presumimos”.

“Qué pasó con los contratos, dónde está el moche y poder tener elementos para ir por la cabeza de Manuel Vital que estoy seguro fue el culpable de que hoy Nuevo León tengamos un retraso de año y medio en los vagones”.

Por último, finalizo diciendo que enviará un oficio a la Comisión de Costos del Consejo del Transporte a fin de que voten en contra del aumento a las tarifas del transporte público.