Las fuerzas afganas apoyadas por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos cometieron durante los últimos años atrocidades equivalentes a crímenes de guerra, denunció Human Rights Watch (HRW).

“Al redoblar las operaciones contra los talibanes, la CIA ha permitido a fuerzas afganas cometer atrocidades, incluidas ejecuciones extrajudiciales y desapariciones”, señaló Patricia Gossman, directora asociada de Asia.

En un informe de 53 páginas, publicado este jueves, la ONG documentó 14 casos registrados entre finales de 2017 y mediados de este año en los que esas fuerzas paramilitares han matado a civiles, hecho desaparecer a detenidos y atacado hospitales por haber atendido a insurgentes.

Las bajas civiles en estas operaciones han aumentado de forma dramática en los últimos dos años.

Según Gossman, autora del informe, “caso tras caso, estas fuerzas han disparado a personas bajo su custodia y sometido a comunidades enteras al terror de abusivas redadas nocturnas y ataques aéreos indiscriminados”.

El informe de Human Rights Watch llama la atención sobre las repetidas redadas nocturnas que las fuerzas afganas llevan a cabo para capturar a insurgentes, generalmente en zonas rurales bajo control de los talibanes o en áreas en disputa.

En muchas de esas operaciones, según la organización defensora de los derechos humanos, los paramilitares atacaron a civiles al confundirlos con otras personas, por malos datos de inteligencia o por rencillas políticas locales.

Según los testimonios recogidos, estas unidades también han atacado en ocasiones viviendas con base en informaciones donde sus ocupantes facilitaban alimentos a insurgentes.

Las operaciones nocturnas han estado acompañadas a menudo de ataques aéreos indiscriminados o desproporcionados que se han cobrado vidas civiles, señala el informe de la HRW.

Asimismo han sido atacadas instalaciones médicas, dejando profesionales muertos y violando las normas humanitarias internacionales.

La ONG recuerda que los talibanes también cometen frecuentemente violaciones de los derechos humanos y de esas reglas de la guerra, pero subraya que ello no justifica las acciones de los gobiernos afgano o estadounidense.

HRW instó a Estados Unidos a trabajar junto al Gobierno afgano para desarmar y desmantelar inmediatamente esas fuerzas paramilitares y cooperar con investigaciones independientes sobre las acusaciones de crímenes de guerra y otros abusos de los derechos humanos.

Desde 2001, la CIA mantiene en Afganistán una operación antiterrorista que se desarrolla en paralelo a las operaciones del Ejército estadunidense y en la que se ha reclutado, equipado y desplegado a equipos paramilitares para perseguir a los militantes de Al Qaeda, los talibanes y, desde 2014, los yihadistas del Estado Islámico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.