Con la edificación de nuevas celdas en el Cereso de Apodaca, el Gobierno del Estado aseguró que elevaron la capacidad de los centros penitenciarios. Manuel González Flores, secretario General de Gobierno dijo que actualmente cuentan con una capacidad para 11 mil 700 reos, pero solamente hay 6 mil 500. Atribuyó que este logro se debió gracias al apoyo del Gobierno federal y en específico del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Desde el inicio, el proyecto fue tomar el control de los penales que durante los sexenios anteriores jamás se había sido tomado en los últimos 35 años. Tomar el gobierno de los penales y cerrar el Topo Chico, pero adicionalmente, ubicar a las mujeres en un penal específico. Ahorita todas las mujeres están en un penal que está en proceso de certificación junto con el Penal de Cadereyta, y el de jóvenes, y el próximo año entrarán en certificación los otros dos, en los denominados Apodaca 1 y 2”.

“Hoy por hoy, sin necesidad de tener que construir un penal como ustedes en su Gobierno anterior querían construir, tenemos una capacidad para 11 mil 700 (reos). Simplemente con reparar los dos módulos que quedaron pendientes en Apodaca, que ustedes no repararon y querían construir uno en Mina, nosotros reparando eso dimos una capacidad para 11 mil 700 y tenemos una población exacta de 6 mil 500”.

“Nunca fue necesario ningún penal en ninguna otra parte y menos una inversión de 4 mil (millones) en una primera etapa y de 8 mil en la segunda. La realidad es que con sólo 970 millones de pesos se construyeron 350 celdas y, reparando con 74 millones de pesos, dimos la capacidad para 11 mil 700 y eso es gracias al Presidente de la República”.

González Flores agregó que mientras tuvieran el control de los penales, no habría motines, pero que había quienes los armaban desde afuera: “Mientras tengamos el control total de los penales, difícilmente va a ocurrir eso, señor diputado. Existe quien provoca desde fuera los motines adentro. Existen muchos intereses por muchos lados, pero el proyecto sigue”.

En total se hicieron 4 mil 500 traslados de reos y que sólo hubo 17 procedimientos de amparo, por lo que no hay ningún tipo de violaciones a los derechos humanos.