El gobierno de Venezuela declaró personas no gratas al personal diplomático de El Salvador en Caracas y les dio un plazo de 48 horas para abandonar este país, en reciprocidad a las medidas similares adoptadas por el gobierno salvadoreño.

En una declaración publicada en su sitio electrónico, el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores explicó que esta decisión es en “estricta aplicación del principio de reciprocidad, tras el inaudito anuncio del gobierno de El Salvador de expulsar al personal diplomático venezolano”.

“Resulta más que evidente que en este caso, las autoridades salvadoreñas no procuran otra cosa que suministrar un exiguo balón de oxígeno a la menguante estrategia estadunidense de intervención y bloqueo económico contra en pueblo de Venezuela”.

De esta manera, abundó, el presidente salvadoreño, Najib Bukele, asume oficialmente “el triste papel de peón de la política exterior estadunidense, haciéndole honor al trato humillante que el gobierno de Estados Unidos le ha dado a sus conciudadanos en materia de política migratoria”.

“Aquellos gobernantes que se aprovechan de la voluntad popular para subordinarse a los designios del imperio de turno, terminan más temprano que tarde, condenados al ostracismo y al repudio general de sus pueblos”.

Venezuela ratificó que siempre estará al servicio de El Salvador para consolidar la paz, soberanía, independencia e integración, añadió el documento: “Ninguna farsa pasajera afectará los profundos e históricos vínculos que han unido y unirán al pueblo salvadoreño y al pueblo venezolano, desde siempre y para siempre”.

El gobierno de El Salvador ordenó antes la expulsión de los representantes diplomáticos venezolanos nombrados por el presidente Nicolás Maduro y les dio 48 horas para abandonar el territorio nacional, luego de que Bukele reconoció como presidente encargado de Venezuela, al líder de la Asamblea Nacional, el diputado opositor Juan Guaidó.

Afirmó que la decisión de expulsar a los diplomáticos nombrados por Maduro es «coherente» con las declaraciones ofrecidas por Bukele en las que no reconoce la legitimidad del gobernante venezolano.

Además, se indica que la medida concuerda con el voto de El Salvador en la sesión de la Organización de Estados Americanos del 28 de agosto, cuando 21 países votaron en apoyo al informe de Bachelet, donde «se admitió y certificó que el régimen de Maduro realiza violaciones sistemáticas a los derechos humanos contra los venezolanos».

El gobierno de Bukele anunció que «reconoce la legitimidad del presidente encargado, Juan Guaidó», hasta que se realicen elecciones libres, en concordancia con la Constitución venezolana. Agregó que El Salvador «apoyará votaciones libres, supervisadas por la comunidad internacional y que garanticen la voluntad del pueblo hermano de Venezuela».

Bukele rompió con esta decisión el apoyo de las pasadas administraciones, específicamente las del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que brindaron a Maduro y a su antecesor, Hugo Chávez.