Nuevo León vuelve a estar en el ojo del huracán en cuanto a derechos humanos se refiere, sobre todo hablando de la población LGBTI, pues ha trascendido una denuncia hecha en redes sociales y ante las autoridades competentes por un caso de discriminación homofóbica contra un adolescente que vive con su tío gay.

Según relató Luis Miguel, el adulto afectado, su sobrino fue expulsado sin razón justificable de la Escuela Secundaria Núm. 10 “Miguel Granados Chapa” de Apodaca, Nuevo León; argumentando “pésimo comportamiento” por parte del estudiante. María Del Carmen Rodríguez Lucio, directora del plantel, anunció a la familia que procedería con una baja definitiva.

No obstante, el denunciante acusa que todo sucedido surgió meses atrás cuando el joven, cuyo nombre no se ha dado a conocer, habría discutido con la docente, tras lo que esta mandó llamar a su tutor. Por asuntos familiares, ni la madre ni la abuela del niño están con él, y Luis Miguel se hace cargo de su cuidado y crianza, así que asistió a la cita en compañía de su pareja: “La directora al percatarse de que iba con mi pareja, le pidió que se retirara, que sólo quería hablar conmigo”.

En el citado encuentro, Rodríguez Lucio habría dicho que el incidente con el alumno probablemente era una consecuencia de que su tío fuera homosexual y que incluso podría “volverse gay” por vivir con él y “eso no es bueno”. Posterior a esto, Luis Miguel habría sido cuestionado sobre las razones por las que ostenta el cuidado de su sobrino, a lo que él respondió que se trataba de un asunto legal complejo y que su abuela, la tutora legal, no estaba en el país para acudir a la escuela: “No soy su tutor legalmente y estoy seguro de que no soy el primer caso en México con esta situación”

Luego de ese primer encuentro, Luis Miguel le pidió a su sobrino evitar cualquier conducta que pudiera causarle un problema con la directora, pero aun así, en septiembre de este año, fue reportado institucionalmente por utilizar un suéter amarrado en la cintura; “Considero que ella juzgo esto como una actitud femenina”, expresó el afectado.

Ningún incidente volvió a ocurrir hasta que, en los primeros días de noviembre, el estudiante “pateo una botella de plástico y estuvo a punto de pegarle a un compañero”, por lo que la dirección mandó llamar a la abuela o el tío responsable. A la cita acudió la mujer que recién había vuelto a la ciudad. A ella se le informó que por vivir en casa de una familia que “hace fiestas con hombres”, el niño “ya era gay” y a causa de sus problemas de conducta, sería expulsado de la institución.

A pesar de que Rodríguez indicó que el menor no podía seguir acudiendo al plantel, los documentos oficiales de la baja no fueron entregados a la familia, lo que le impide integrarse a otra secundaria.

Tras hacer público el caso en Facebook, Luis Miguel interpuso una queja oficial ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos que aún no ha dado respuesta sobre las acciones a seguir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.