Por Obed Campos.

Viendo estos datos, digo que ojalá y se cumpliera aquel mal dicho de que “fuera de México todo es Cuautitlán…”

¿A qué me refiero? Ah, pues a que el escándalo del “Bronco Dron” ha puesto a Nuevo León, ahora sí que como “las naguas de abajo”.

Y es que, aunque ya prometieron que a lo mejor le devuelven al pueblo los 30 millones que la administración de Jaime Rodríguez, El Bronco, se gastó en el inútil aparato, me encuentro con una nota que debería darnos vergüenza:

El municipio de Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México, acaba de anunciar la puesta en marcha de un ambicioso programa de vigilancia, no con uno, sino con tres drones.

El alcalde moerenista, Ricardo Núñez Ayala, anunció el plan al que bautizaron como “dignificar la seguridad en Cuautitlán Izcalli” que puso a volar las naves no tripuladas a las que bautizaron como “Águila”, “Libertad” e “Independencia”.

Los datos son duros y las comparaciones amargas.

El municipio de Cuautitlán no se parece en nada al otrora grandioso estado de Nuevo León.

Comenzando porque allá viven alrededor de 498,021 habitantes, mientras que acá somos poco más de 5.12 millones de nuevoleoneses.

Y sin hacer mucho guato, en Cuautitlán pusieron a volar sus tres drones, sin accidentes de por medio y sin sobregasto.

Por eso les digo que ojalá y Nuevo León fuera Cuautitlán, porque nos pusieron la muestra.

obed@sdpnoticias.com

@obedc