Carlos Ballarta se ha visto involucrado de manera involuntaria en la polémica debido a su comedia, sin embargo, para él, esta disciplina artística no debería estar limitada por lo que él llama la “corrección política”.

En entrevista para SDPnoticas, el standupero comentó su opinión de lo que para él significa la libertad en la comedia y la perspectiva que tiene sobre la que se hace en México.

Según Ballarta, la principal labor del comediante es hacer reír desde un centro emocional distinto, “desde una experiencia negativa, desde una experiencia positiva, desde una experiencia de miedo”, como podría ser un asalto por ejemplo, sin embargo, lo que pasa cuando en esa experiencia interfiere la corrección política es que se limita la comedia y el lugar desde dónde se puede hacer reír al público: “Lo que están haciendo es coartar un instinto que tiene el humano, que es hacer reír”.

En su opinión, la risa es algo natural y sobre lo que no se puede elegir: “tú no controlas si de da risa o no te da risa”, incluso afirma que el buscar controlar la risa es una pretensión que limita la creatividad y la exploración de lo que puede llegar a ser “chistoso”, así como la propia “experiencia de la risa”.

Para Carlos Ballarta los comediantes apelan a la exploración de aquello que causa risa, incluso si llega a rebasar ciertos límites: “Quiero contarlo porque está cagado y merece ser contado, si alguien se ofender pues perdón, pero no era mi intención ofenderte, era hacer reír”.

Ballarta puntualiza que finalmente se trata de chistes, no es una agresión física o una acción deliberada para lastimar a alguien, añade que la risa le agrega a la vida más que restarle y que a la fecha no ha conocido a ninguna persona que no le guste reírse.

Comedia en México quiere hacer reír desde un enfoque distinto

Con respecto al panorama de la comedia en México, Carlos Ballarta considera que ha habido un cambio de enfoque en el humor, pero descarta que sea innovador o una evolución respecto a lo que se hacía en décadas previas.

Para él, la comedia como disciplina artística que se basaba en hacer reír al público únicamente ha virado de enfoque desde la época de ‘Chespirito’, quien expresaba ese estilo de ‘hacer reír por hacer reír’.

Ya en la década de los 90, con el surgimiento de “Humor es… los comediantes”, auspiciado por Jorge Ortiz de Pinedo, hubo una transformación del enfoque hacia un humor sexual y donde la mayoría de los comediantes representaba un personaje distinto.

Finalmente, con el stand-up los centros de humor se diversificaron y los comediantes exploraron más rubros como la política, la religión, el amor, la filosofía, el miedo, los miedos existenciales o el humor negro: “No creo que seamos más innovadores, simplemente cada generación decide hacerte reír desde un enfoque diferente”.

Fotografía: Carlos Ballarta / Facebook

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.