Fue detenida una policía que estuvo involucrada en secuestro y tortura de Lydia Cacho, ocurrido el 15 de diciembre del 2005. Se trata de María Irene “N”, quien era una de las agentes de la entonces Policía Judicial encargada del traslado de la periodista de Quintana Roo a Puebla.

A la exagente se le detuvo en la capital de Puebla en un cateo que llevó a cabo la Fiscalía General de la República este viernes 14 de noviembre. Posteriormente la enviaron a la delegación estatal de la dependencia que este viernes la trasladó en el primer vuelo a Cancún.

Había iniciado un amparo

María Irene “N” fue detenida pese a que se amparó, junto con la agente Verónica “N” para no ser detenidas por el caso de tortura en contra de Lydia Cacho. Sin embargo, el medio Página Negra indicó el documento no aplica al ser un delito grave.

Además, señala que el pasado 13 de noviembre, el hijo de Verónica “N” era el taxista muerto localizado en el Camino a Alpuyeca en los límites de Puebla y Amozoc, y quien se dedicaba al robo de los usuarios.

Capturas pendientes

En el secuestro y tortura de Lydia Cacho falta por detenerse a:

  • Mario Marin Torres, exgobernador de Puebla.
  • Kamel Nacif, empresario.
  • Adolfo Karam Beltrán, ex jefe de la Policía Judicial.

Como se recordará, el Estado mexicano ofreció una disculpa pública, el pasado 10 de enero, porque falló en su responsabilidad de proteger la libertad de expresión de la periodista Lydia Cacho, tras la publicación del libro Los Demonios del Edén.

Detención de Lydia Cacho

Lydia Cacho fue detenida arbitrariamente hace 14 años por el delito de difamación y calumnia a través del libro que escribió, titulado Los Demonios del Edén. En el texto, la escritora ofrecía los detalles de una poderosa red de explotación sexual infantil que incluía a empresarios y políticos poblanos.

El Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas dictaminó que el Estado Mexicano estaba obligado a procesar y castigar a los implicados en las violaciones a derechos humanos cometidos contra la periodista.

Han sido 14 años de persecución

Lydia Cacho destacó ante 14 años de la persecución que ha sufrido, el logro judicial ha sido suyo, de su familia, abogados, activistas y lectores. En la publicación del libro “Los Demonios del Edén”, también sacó a la luz la complicidad de empresarios y funcionarios públicos para acallar este caso de pederastia.

Tras publicar la investigación, ese año, Cacho fue acusada de difamación y calumnia por uno de los involucrados: el empresario José Kamel Nacif Borge.

Fotografía: Misael Valtierra Ruvalcaba/Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.