La cabeza de la mujer que fue descuartizada por un grupo de la delincuencia organizada, fue encontrada en el municipio de Apodaca, dentro de una bolsa negra y sobre la misma había un cartelón. El hallazgo fue realizado a dos días que fue encontrado el resto de su cuerpo.

Los restos pertenecen a una mujer identificada como Esmeralda Karen Martínez, de 31 años, quien radicaba en la colonia Topo Chico. La Fiscalía General de Justicia del Estado maneja el caso con hermetismo, mencionando que esperaran los resultados de las pruebas de ADN.

El macabro hallazgo fue reportado este jueves, en el cruce de Camino a Santa Rosa y Avenida Chopo, en la Colonia Los Ébanos, Noveno Sector, en Apodaca.

Fue el pasado martes, cuando se encontraron los primeros restos de la víctima dentro de una bolsa negra, a un costado de un puente vehicular ubicado en el cruce de Raúl Salinas y Libramiento Noreste. Ese mismo martes, pero con cuatro horas de diferencia, se encontraron más restos de la mujer en la Colonia La Concordia, en Escobedo.

En ambos casos los delincuentes dejaron cartulinas con mensajes, donde indicaban que altos mandos policiacos estaban colaborando en la venta de droga. Nuevamente trascendió en las redes sociales, al difundirse un video donde aparece con vida la víctima Esmeralda Karen Martínez, quien dijo que era protegida por agentes de la AEI involucrados en actividades ilícitas.

Desde ese día, las autoridades estatales comenzaron a buscar la cabeza de la mujer, acudiendo incluso a varios llamados de la comunidad en Apodaca y Escobedo.

Fue hasta este jueves cuando finalmente encontraron los restos abandonados; en la bolsa estaba la cabeza de una mujer y un cartelón similar al mensaje hallado junto a los restos de una mujer descuartizada en Escobedo. Aunque se cree que se trata de la misma víctima, las autoridades esperarán los resultados de pruebas de ADN para confirmarlo de manera oficial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.