En el último día de su gestión como presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez dijo que no prejuzga la decisión del Senado de elegir como nueva presidenta a Rosario Piedra Ibarra, pero desea que el trabajo siga enfocado para con las víctimas, con independencia y autonomía.

“Yo no prejuzgo, yo quiero ser optimista. Las víctimas se merecen que se les defienda con todo el conjunto de herramientas que tiene la CNDH, con el potencial de información que se puede generar. El principal reto es ejercer y defender la autonomía y la dependencia, pero ese es el gran reto, deseo y quiero que continúe el ejercicio de esta autonomía y dependencia”.

Durante la presentación de la Memoria de la Gestión 2014-2019 de la CNDH, González Pérez deseó éxito a la nueva Ombudsperson y le recordó las problemáticas más complejas que debe atender, entre lo que destacó casos como Culiacán, Iguala, Tamaulipas, Tlahuelilpan y ataque a la familia LeBarón.

Así como las múltiples demandas sobre atención y servicios de salud, medicamentos o lograr hacer efectivos los derechos de las niñas y niños de la primera edad, así como los de las madres y padres trabajadores. También lo correspondiente a consultas previas, libres, informadas, culturalmente adecuadas y de buena fe a pueblos originarios en megaproyectos.

“El trabajo por el respeto y vigencia de los derechos humanos no conoce de ideologías o filiaciones políticas. El contexto actual que atraviesa el país, demanda que nos centramos en el trabajo a favor de la dignidad humana, de los derechos que son inherentes a la misma, así como porque las víctimas encuentren la verdad, la justicia y la reparación que les corresponde”.

Sobre las renuncias de los 5 consejeros de la Comisión, dijo que espera que su ausencia se resuelva a la brevedad porque los consejeros son parte de la sociedad que acompaña las decisiones de la CNDH; también aclaró que las renuncias no frenan las sesiones para resolver las quejas de víctimas de violaciones a derechos humanos.

Autonomía necesaria para la CNDH

Durante su último discurso, el presidente de la CNDH dijo que su administración se desarrolló en medio de un entorno crítico por el ambiente de la defensa de derechos humanos y de las víctimas que denuncian abusos, labor que realizaron con independencia, autonomía y al margen de otros intereses.

“Nuestro trabajo estuvo de lado de la gente, mismo que se pudo realizar mediante el ejercicio responsable de la autonomía. En casos graves de ilegalidad cometido por diversas autoridades, la CNDH ha contribuido a llegar a la verdad y justicia a la que tienen derecho las víctimas. No ha sido un organismo protector de gobierno, su compromiso fue con las víctimas para combatir la impunidad”.

De acuerdo con cifras de la CNDH, 364 denuncias han sido concluidas durante la gestión de González Pérez, mismas que tuvieron como resultado sancionar a 412 servidores públicos en materia administrativa, y en el ámbito penal se obtuvieron 14 sentencias condenatorias.

El Comisionado Presidente refirió que la Comisión dio testimonio de investigaciones en casos que impactaron ámbitos públicos y sociales de México, frente al silencio, omisión, indiferencia e incluso complicidad de algunas autoridades que negaron aplicar la ley y atender a las víctimas.

“Evidenciamos la grave crisis de violencia hacia las mujeres, periodistas y defensores de derechos humanos, también lo relacionado a la comunidad LGBT, trata de personas y personas migrantes. Presentamos estudios sobre la corrupción y su vínculo con la violación de derechos humanos. También sobre las prácticas de tortura, detenciones y retenciones ilegales, ejecuciones arbitrarias y desapariciones forzadas”.

Cifras de la CNDH de 2014 a 2019

En el documento Memoria de la Gestión 2014-2019 se registró el total de un millón 533 mil 377 servicios de atención al público; 133 mil nuevos expediente; 399 recomendaciones ordinarias, 30 por violaciones graves de derechos humanos y 20 generales. También 28 informes especiales y 147 estudios; así como 230 demandas de inconstitucionalidad y mil 699 medidas cautelares.

“Más que profundizar y pretender crear divisiones ideológicas, nuestro país requiere unidad y trabajo conjunto para fortalecer las instituciones y por el respeto dignidad humana. Los graves problemas solo se podrán superar mediante el diálogo y construcción de acuerdos en el marco de la ley”.

Finalmente, resaltó que en México sólo las autoridades pueden violar derechos humanos, las personas particulares que afectan la integridad, vida o derechos legales de otras cometen delitos que corresponde resolver a las autoridades, pues de no hacerlo incurrirían en una violación a derechos humanos.

“La Ombudsperson, al defender los derechos de las personas frente a los actos arbitrarios o ilegales de la autoridad, necesariamente se vuelve un contrapeso sano, que opera a favor de las personas y de la sociedad en su conjunto, fortaleciendo nuestra institucionalidad democrática”.

Luis Raúl González Pérez aseguró que se va tranquilo al saber que empeñó todo su esfuerzo para resolver violaciones a derechos humanos durante su administración. Este 15 de noviembre deberá entregar la titularidad del organismo a Piedra Ibarra, quien comenzará su gestión a partir de mañana.

Fotografía: @CNDH

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.