Ser un adicto a las compras en línea debería ser considerado como un desorden mental, según la opinión de un grupo de expertos en psicoterapia. El grupo de investigadores ya tiene un nombre para esta condición y señalan que pueden señalar los síntomas distintivos y características de la condición y la forma en la cual afecta la mente.

El “Desorden de Comprar” (BSD, por sus siglas en inglés) ha sido reconocido como una problemática durante décadas, pero los expertos señalan que ha cobrado una nueva relevancia en la era de internet, además de que afecta a una de cada 20 personas.

Las personas obsesionadas con comprar en línea pueden terminar por acumular las cosas que ordenan, endeudadas, tener problemas con sus seres queridos e incluso perder completamente el autocontrol en sus vidas.

La doctora Astrid Müller, de la Escuela Médica de Hannover, en Alemania, señaló que en su opinión y la de sus colegas, esta enfermedad ha permanecido sin reconocimiento por demasiado tiempo.

En el estudio, llevado a cabo entre 122 personas que buscan ayuda para su adicción a las compras en línea, se encontró que quienes padecen este desorden presentan cifras más altas de lo normal en temas como depresión y ansiedad. Aunado a esto, el aumento en las tiendas en línea, apps y entregas a domicilio, han llevado a otro nivel el concepto de “shopaholic”, o adicto a las compras.

La anonimidad de las compras en línea y los precios más bajos, han incidido en este tipo de desórdenes. Esto significa, de acuerdo con la doctora, que personas cada vez más jóvenes ya muestran signos de este desorden.

Fotografía: Andrea Murcia / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.