La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó su preocupación por la situación de violencia que se registra en Bolivia e hizo un llamado a las autoridades de ese país para actuar cuidadosamente, pues tiene informes de muertes que habrían sido causadas por un uso desproporcionado de la fuerza.

Muertes recientes serían producto de fuerzas excesiva

En un comunicado, Bachelet destacó que, según su información, al menos 17 personas han muerto en el contexto de las protestas.

“Mientras las primeras muertes se produjeron como resultado de enfrentamientos violentos entre manifestantes rivales, las más recientes parecen derivar de un uso innecesario o desproporcionado de la fuerza por parte de personal policial o militar”.

Ante ello, señaló que le “preocupa que la situación en Bolivia pueda salirse de control si las autoridades no la manejan cuidadosamente”.

“En una situación como esta, las acciones represivas de parte de las autoridades simplemente avivarán más esa ira, y pueden poner en peligro cualquier camino de diálogo posible”.

Pide que se garanticen los derechos de los manifestantes

En ese sentido, la alta comisionada pidió a las fuerzas de seguridad que cumplan las normas y estándares internacionales en materia de uso de la fuerza.

También, que garanticen el derecho a la vida y a la integridad física de los manifestantes.

De acuerdo con el comunicado, más de 600 personas han sido detenidas en Bolivia desde el 21 de octubre, siendo Cochabamba uno de los lugares donde se registraron las más numerosas, con 120 arrestos el pasado 15 de noviembre.

Hasta el momento, ni la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, ni alguna otra autoridad de Bolivia ha reaccionado oficialmente al documento.

Con información de CNN

Fotografía: ONU / Jean Marc Ferré

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.