Todos estábamos sacando nuestras playeras de la Selección Mexicana para ir a la Victoria Alada y celebrar un nuevo título del Mundial Sub-17… pero Brasil, apoyado del VAR, decretó lo contrario y la gloria se quedó en el país amazónico.

A falta de cinco minutos para que concluyeran las acciones, el árbitro Andris Treimanis señaló una más que polémica falta dentro del área, misma que Kaio Jorge, el goleador del certamen, aprovechó para empatar el encuentro 1-1.

Vale decir que, al 66’ de acción, Bryan González adelantó al Tricolor con certero cabezazo, de ahí que todo México estuviera ilusionado con el tercer campeonato del mundo en dicha categoría.

Sin embargo, Lázaro le hizo honor a su nombre y decretó la resurrección de su equipo mediante un elegante tanto en el tiempo de compensación, del cual los nuestros ya no pudieron recuperarse.

¿Pero era penal o no?

Es previsible que, después de todo esto, vuelva a nuestra memoria el famoso #NoEraPenal, pero, a diferencia de esa cuestionable falta sobre Arjen Robben que nos dejó fuera de Brasil 2014, la historia en este 2019 resultó distinta.

Aunque duela decirlo y el corazón pintado de tricolor se rompa, la verdad es que el contacto perpetrado por Jesús Gómez si era meritorio de la marcación, toda vez que su pierna derecha embistió al ofensivo brasileño cuando el balón aún estaba en juego.

Además, se debe señalar que Brasil siempre mereció el empate y hasta ganar el compromiso, pues puso el futbol necesario para tal encomienda, más en el primer tiempo la suerte favoreció en demasía a los verdes.

Más allá de eso, veremos si los mexicanos, dignos subcampeones, son capaces de consolidarse en Liga MX en aras de que esta generación no sea una de la que quedan perdidas en el limbo por las más que evidente falta de oportunidades que existen debido al alto número de extranjeros permitidos.

Fotografía: Mexsport

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.