Sean P. Conley, el polémico médico personal de Donald Trump, negó las especulaciones sobre una posible enfermedad grave sufrida por el mandatario de los Estados Unidos el pasado fin de semana.

Medios norteamericanos llegaron a especular que la visita no agendada de Trump al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, fue por una emergencia como un dolor en el pecho, o incluso, un dolor neurológico. Sin embargo, el doctor Conley específico que la visita fue parte de un procedimiento rutinario.

Las especulaciones comenzaron ya que la visita de Trump no fue realizada de acuerdo a protocolos previos, situación que se atribuyó a una emergencia. Conley también negó que Trump fuera tratado o sometido a alguna evaluación de tipo neurológico y cardíaco. El médico especificó que el chequeo médico anual del presidente, uno más extenso que el realizado, se llevará a cabo después del año nuevo del próximo 2020.

La visita sorpresa de Trump al hospital desató también toda clase de rumores y especulaciones en redes sociales, sobre una posible enfermedad grave del mandatario. A diferencia de sus visitas previas, esta no fue anunciada con anterioridad, ni se encontraba en la agenda oficial de la Casa Blanca. Además, fue hecha apenas 9 meses después de su anterior revisión.

El doctor Grisham insistió en que la visita anterior era de rutina, señalando que los rumores sobre una supuesta enfermedad de Trump, se trata de algo “totalmente irresponsable y peligroso” para los Estados Unidos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.