Un comando armado ingresó a un domicilio de Cadereyta, donde ejecutó a un hombre que tenía unos meses de haber abandonado el extinto Penal del Topo Chico. La Fiscalía General de Justicia del Estado inició una investigación, para poder deslindar responsabilidades y buscar a los asesinos.

El crimen fue reportado a las 14:00 horas del domingo, en una vivienda ubicada en la colonia Alberos, en Cadereyta. El ahora occiso trabajaba como obrero y, aunque está plenamente identificado, las autoridades no revelaron su identidad.

La movilización policiaca se realizó en el cruce de las calles Escobedo y Canelo, en el mencionado sector. Vecinos del sector mencionaron que esta persona vivía solo en esta casa. Explicaron que llegaron tres sujetos a bordo de un vehículo de alquiler, quienes le gritaron por su nombre. Cuando abrió la puerta le empujaron hacia el interior y comenzaron a dispararle en diversas ocasiones. Luego de cometer el atentado, los sicarios emprendieron la huida con rumbo desconocido.

El reporte de la agresión movilizó a paramédicos, rescatistas y policía preventiva de Cadereyta, sin embargo, cuando lo revisaron los paramédicos se percataron que esta persona ya estaba sin vida. La zona del crimen fue acordonada por personal de la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes indicaron que en el sitio fueron localizados seis casquillos.

Los vecinos dijeron que, al parecer, esta persona ya estaba comenzando a vender sustancia prohibida, pues se veía llegar personas extrañas al sector. El cuerpo del ahora occiso fue llevado al anfiteatro del Hospital Universitario, para realizarle la autopsia de ley correspondiente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.