Este 25 de noviembre de 2019, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, alrededor de 3 mil mujeres salieron a marchar en la CDMX para exigir justicia por las víctimas de violencia de género, expresando su hartazgo por las continuas agresiones contra este sector de la población.

Alrededor de las 16:00 horas fue que contingentes de organizaciones feministas, estudiantiles y de mujeres en general, comenzaron a llegar a la Victoria Alada. Ahí realizaron carteles con consignas de protesta, gritaron sus exigencias y recordaron a mujeres víctimas como Lesvy Berlín y Pamela Gallardo.

Fue pasadas las 17:30 horas que la manifestación #25N encabezada por familiares de mujeres asesinadas o desaparecidas avanzó sobre Paseo de la Reforma. Enseguida, mujeres encapuchadas rompieron el “cinturón de paz” del Gobierno capitalino para comenzar con pintas en los monumentos que se encuentran sobre esa avenida, mismos que habían sido protegidos por hule.

De poco funcionaron los intentos para proteger la vía, pues golpearon con martillos los monumentos, destrozaron algunas estaciones del Metrobús e incluso tiraron señalizaciones de tránsito. Las vallas de metal que protegían el Monumento a Cuauhtémoc fueron arrebatadas para ser pintarrajeado con mensajes feministas.

La presencia de mujeres policías fue aumentando conforme avanzaba la marcha feminista, pues casi a la altura del Antimonumento a los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el bloque de mujeres encapuchadas fue separado del grueso de la marcha. Fue la Brigada de Paz Marabunta quien intervino para evitar algún tipo de agresión entre manifestantes y efectivos de seguridad.

Luego de contar del 1 al 43, la manifestación entró a avenida Juárez donde más policías esperaban. Avanzaron y luego hicieron una parada más en la Antimonumenta de Feminicidios ubicada frente al Palacio de Bellas Artes. Para este punto, el “cinturón de paz” ya se había desvanecido completamente y la mayoría de los edificios estaban asegurados con vallas.

“Vivas se las llevaron, vivas las queremos”; “Policía escucha, tu hija está en la lucha”; “Ni una más, ni una más, ni una asesinada más”, “No más violencia contra las mujeres”; “Mujeres contra la guerra, mujeres contra el capital, mujeres contra el machismo y el terrorismo neoliberal”, entre otras fueron las consignas entonadas a lo largo de la marcha.

Más adelante, la manifestación entró a la avenida 5 de mayo, las mamás de víctimas continuaron avanzando al Zócalo reprochando a las mujeres policía su indiferencia hacia la violencia de género. También en este punto, mujeres que observaban la marcha aplaudieron a los contingentes mientras se escuchaba “ese apoyo sí se ve”.

Entrando al Zócalo, las encapuchadas que afirmaron no ser infiltradas, rayaron la plancha de la plaza principal del país y se acercaron a un templete que esperaba las denuncias de las víctimas y los posicionamientos de las organizaciones que acudieron a la protesta.

Con el micrófono y frente a las mujeres que iban llegando, una mujer se identificó como María Carrión contó que su hermana fue asesinada en una escuela pública, que al responsable lo encontraron conviviendo con el cuerpo de la joven, pero que las autoridades lo procesaron por narcomenudeo.

“Nos quieren con hambre, nos quieren con miedo, domesticadas, separadas, cuando no, asesinadas. Por una justicia que no sea patriarcal ni capitalista. En el Gobierno de la cuarta transformación no vemos que las cosas mejoren, la violencia de género aumentó”, expresaros las mujeres.

Otra de las exigencias que denunciaron fue la Despenalización del Aborto en todo el país, y libertad a las mujeres que se encuentran presas por abortar. Ya al final del mitin se escuchó “fuimos todas” como respuesta a la quema de una bandera nacional con la leyenda “México feminicida”.

“No nací mujer para morir por serlo”, mientras las mujeres exigen justicia por las que hacen falta y para resaltar la situación alarmante de inseguridad en México por la violencia feminicida. Lo anterior sucede en luego de que esta mañana, el Gobierno Federal presentara el programa Puesta Violeta para combatir, prevenir y sancionar las agresiones contra la población de mujeres que viven en el país.

Asimismo, una representante de la Asamblea Constituyente de Mujeres de la Ciudad de México reconoció los destrozos en la marcha, pero dijo que el daño no se compara con las mujeres que han sido asesinadas; además recordó la lucha que han emprendido estudiantes de la UNAM para erradicar el acoso en sus escuelas.

La violencia a nivel regional también estuvo presente pues de Chile se escucharon consignas como: “Ahora que protestamos, el Gobierno chileno responde con violencia sexual” y “el Estado en Chile es igual que el de México, feminicida”. Además de condenar el golpe de Estado en Bolivia.

Este 25 de noviembre, organizaciones recordaron que, de enero a septiembre de 2019, han asesinado a casi 3 mil mujeres en todo el país, de los cuales sólo el 25% se investigan como feminicidios.

Fotografía: Cuartoscuro