Angela Turner Wilson y Patricia Wulf, dos cantantes de ópera que acusaron a Plácido Domingo de conducta sexual inapropiada, consideran “injusto” que el tenor español “pueda dejar este mundo sin aceptar lo que ha hecho a muchas mujeres”, en relación a las recientes palabras de Domingo.

El intérprete aprovechó su actuación en Valencia para romper el silencio en torno a ese asunto. En dos entrevistas concedidas a ABC y El Confidencial aseguró, entre otras cosas, que “nunca” se ha comportado “de la manera agresiva, acosadora y vulgar”.

Y añadió: “He sido galante, pero siempre en los límites de la caballerosidad”.

Asimismo, también habló sobre el tema en ‘Corriere della sera’, donde aseguró que la presunción de inocencia es algo que “prevalece en Europa” frente a la “tentación de la condena inmediata”, en alusión a su situación en Estados Unidos, donde se han cancelado varias de sus actuaciones tras la veintena de acusaciones de acoso sexual surgidas en los últimos meses.

Tanto Wulf como Turner calificaron en un comunicado de “decepcionante y perturbador” que la leyenda de la ópera afirme que siempre se ha comportado como un caballero y nunca actuó de manera inapropiada hacia las mujeres.

“No hay nada caballeroso o galante en manosear a una mujer en el lugar de trabajo, en cualquier país o época”, señalaron Wilson y Wulf en una declaración emitida a través de su abogado, Debra Katz.

Para ambas, Domingo “fracasa repetidamente en asumir la responsabilidad de su comportamiento equivocado” y, el hecho de no expresar remordimiento, es “decepcionante y profundamente perturbador”.

“No se comportó como un caballero cuando en repetidas ocasiones propuso sexo a mujeres en el lugar de trabajo, y cuando las manoseó y las besó a pesar de sus objeciones. Tampoco se comportó respetuosamente cuando ofreció ayudar a las carreras de aspirantes se iban a su departamento y tenían relaciones sexuales”, criticaron.

La acusación más seria presentada contra Domingo proviene de Turner, una soprano que ya señaló que él la agarró por la fuerza en una sala de maquillaje en la Ópera de Washington en 1999 después de que ella rechazara sus proposiciones durante semanas.

Wulf, una mezzosoprano, dijo que Domingo constantemente se le insinuaba y la acosaba durante las actuaciones en la Ópera de Washington en 1998, cuando era director general.