Por Jorge Narváez.

Rayados anda encendido en el Mundial de Clubes con la ilusión en la mente de la Final de la Liga MX. El debut del equipo tuvo una buena actuación, aunque con errores en la defensiva, pero están en la semifinal del certamen y se toparán con el Liverpool, un equipo que genera pocas oportunidades para vencerlo.

Las aspiraciones del Monterrey se limitan al tercer lugar, pero en una de esas, pueden dar una sorpresa y pasar a la Final. (Sí, los sueños no cuestan).

Hubo una buena comunicación entre Dorlan Pabón y Funes Mori. No se extrañó la presencia de la promesa Vicent Janssen, que muchos lo están presionando para convertirlo en su ídolo.

Antonio Mohamed regresó al equipo como si él hubiera armado el plantel, pero el hecho de conocer a varios de los jugadores le ayudó para, lo que todos sabemos, entrar a la Liguilla, vencer a sus rivales y estar a poco de alzar dos copas en sólo dos meses.

La gran pregunta para Rayados es ¿cómo regresarán? Es decir, el cansancio de los viajes y los partidos ¿les pesará o les dará más energía para ir por ese tan anhelado título del fútbol mexicano?

La afición está enloquecida con el simple hecho de la participación de Rayados en el torneo internacional; presumir que ellos sí gozan de viajar con su equipo al torneo, les genera satisfacción y ahora, con la latente oportunidad de un nuevo título, la ilusión aumenta.

Este ambiente lo debe de aprovechar la directiva para limar asperezas con los aficionados, buscar una mejor relación para que regresen al estadio, vuelvan a llenarlo y generen un panorama de unión, que sólo pocos clubes pueden lograr con su gente.

El plato está servido, el turno es del Club de Fútbol Monterrey: ¿Lo tomas o lo dejas?

Fotografía: ONCEdiario

@SoyJorgeNarvaez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.