La revista Proceso publicó el pasado domingo:

“García Luna tenía por costumbre realizar reuniones informales en sus oficinas al poniente de la Ciudad de México con periodistas de varios medios. A veces eran encuentros individuales en su oficina y en otras ocasiones reuniones más amplias a las que asistían columnistas como Raymundo Riva Palacio, Carlos Loret, Ricardo Alemán y Francisco Garfias, entre otros. Los temas eran abiertos, pero relacionados con la seguridad pública.”

En su mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador comentó:

“Se aplicó una estrategia equivocada que resultó fatal y fallida durante el periodo neoliberal, sobre todo a partir de que se declara la guerra al narcotráfico. Que se descompone todo, se corrompe todo, ya más pruebas pues no pueden haber, lo sorprendente es que cuando nosotros decidimos cambiar la estrategia los conservadores y sus voceros se nos lanzaron con todo, ahora porque la realidad los puso en su lugar están más moderados, más prudentes, pero estaban desatados, se burlaban, decían ‘Ahí está, lo de abrazos, no balazos’. Y el no darle la importancia que tiene el combate a la corrupción.“Nos hemos cansado de decir que el principal problema de México era la corrupción, el principal problema de México. Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes, eso es lo que ha dado al traste con todo, esa es la causa principal de la desigualdad social, de la desigualdad económica, de la inseguridad, de la violencia.AMLO

“Eso no estaba en la agenda de los gobiernos anteriores. No aparecía el tema ni en el discurso. En los medios no se hablaba de eso. Por eso tuvo tanto efecto, impactó tanto el que en los gobiernos anteriores se hayan llevado a cabo reportajes denunciando corrupción y a periodistas que se dedicaban a eso, mujeres y hombres les fue muy mal, los persiguieron. Era un tema vedado.

“Comentaba de cómo cuando estaba de moda el uso de la fuerza y de los equipos, cámaras, monitores que iban a resolver todos los problemas. Este señor García Luna llevaba a los periodistas a un espacio que tenía y salían los periodistas ‘¡Oh!’, complacidos: ‘¡Qué barbaridad, qué eficiencia!’. Lo subrayo porque se padece a veces de amnesia y no son capaces de ofrecer disculpas o de rectificar, son muy soberbios, por qué no decir me equivoqué.”

Hasta aquí la mañanera de Andrés Manuel.

¿Avalaron Raymundo Riva Palacio, Carlos Loret, Ricardo Alemán y Francisco Garfias las acciones de García Luna? ¿Se complacieron? Si todo se descompuso, se corrompió sobre todo en la época de Felipe Caderón y de García Luna, ¿también se descompusieron, se corrompieron estos columnistas?

En mayo de 2018 publiqué sobre el tema de la salud del entonces candidato López Obrador:

“No son Hipócrates, son hipócritas. A sus columnas no las mueve la preocupación médica sino el golpeteo, la campaña negativa. ¿Qué une a Raymundo Riva Palacio, Pablo Hiriart y Francisco Garfias? Rentar su pluma, su firma, para introducir en el proceso electoral la descalificación de Andrés Manuel López Obrador por cuestiones de ‘salud’. Cito de nuevo a Adolfo López Mateos: ‘La prensa no se vende, se alquila’.

“Esta semana los promotores de la campaña negativa en contra de Andrés Manuel han alquilado a Riva Palacio, Hiriart y Garfias. Ni casualidad ni coincidencia: orquestación. Una campaña regularmente orquestada para disminuir a López Obrador de cara al debate del domingo porque, en las conclusiones empresariales, si no se disminuye a AMLO en este debate, ya nada lo puede bajar.”

Raymundo Riva Palacio, Pablo Hiriart, Carlos Loret de Mola, Francisco Garfias, Ricardo Alemán –ahí están las evidencias– fueron plumas “alquiladas” al servicio del golpeteo en contra de AMLO. ¿Estuvieron también en una nómina secreta de Genaro García Luna? No lo sé. De eso no hay evidencia… hasta ahora.

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.