Las personas que se preocupan por subir algunos kilos con motivo de las fiestas de fin de año podrían tener un aliado poco conocido en estos casos: la cafeína.

De acuerdo a un nuevo estudio conducido por la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, tomar café, o consumir cafeína en otra de sus presentaciones, podría ser de ayuda.

En el estudio, publicado en el Journal of Functional Foods (Revista de Alimentos Funcionales), tomar cuatro tazas de café diarios podría ayudar a reducir el aumento de peso proveniente de una dieta alta en grasas y azúcar.

Los científicos encargados del estudio encontraron que las ratas que analizaron, mismas que consumieron cafeína, ganaron 16 por ciento menos de peso y acumularon 22 por ciento menos de grasa que las que no.

La investigación fue hecha con té, cafeína sintética y extracto de cafeína derivado del café.

Elvira Gonzalez, una de las autoras del estudio, señaló que en su opinión, tanto la cafeína como la yerba mate pueden ser considerados agentes anti obesidad.

Incluso, la investigación podría dar paso al análisis de la cafeína como un apoyo para prevenir el sobrepeso y la obesidad en los seres humanos en un futuro.

El consumo de la cafeína alivió el impacto negativo de las grasas y de los azúcares en la composición de los cuerpos de los animales estudiados, debido a que la sustancia moduló ciertas enzimas lipogénicas presentes tanto en el tejido adiposo, como en el hígado.

Fotografía: Saúl López / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.