Mientras que el aumento a las tarifas del transporte urbano sigue en suspenso, los usuarios siguen padeciendo el mal servicio que brindan las diferentes rutas camioneras, situación que para muchos es un calvario día tras día.

Sin duda alguna, cientos de regiomontanos viven grandes odiseas a bordo del transporte urbano y por ende se niegan a un aumento en las tarifas, pues aseguran que no cambiará nada un incremento, ya que así ha pasado con aumentos anteriores.

El servicio brindado por las rutas urbanas cada día va a la baja y quien lo reciente es el usuario, quien a través de redes sociales cotidianamente expresan su malestar y comparten las constantes fallas de las unidades.

Han pasado más de 18 meses y los usuarios del transporte urbano de nueva cuenta viven con la amenaza e incertidumbre de un aumento a la tarifa, y con ello el Gobierno del Estado vuelve a estar en el estire y afloja con los empresarios del transporte urbano.

Cabe recordar que, desde el 27 de septiembre del año pasado se comenzó con este debate, en el cual de primera instancia se contemplaba un aumento de hasta el 107 por ciento.

Tras dicha situación y ante la presión de la comunidad nuevoleonesa, el Gobernador del Estado rechazó el aumento, sin embargo, esto ocasionó un descontento con la Asociación de Transporte Público de Pasajeros de Nuevo León, que suspendió el servicio el 29 de abril de este año en 48 rutas.

Y cuando todo parecía que todo había quedado en el olvido, el 12 de septiembre de este año los transportistas pidieron un aumento de 40 por ciento, mismo que también fue rechazado.

En tanto, hace pocas semanas la Comisión de Costos y Productividad un incremento del 16.7 por ciento en las tarifas del transporte de Nuevo León, el cual terminó por aprobarse con cuatro votos a favor, uno en contra y tres abstenciones.

Sin embargo, y pese a que existía un acuerdo aprobado por la Comisión de Costos y Productividad, una vez más, el Consejo Estatal del Transporte pospuso el análisis de las tarifas del transporte público de Nuevo León.

Desde entonces y sin acuerdo alguno, los usuarios son quienes más sufren al momento de abordar una unidad del transporte urbano, pues aunado a las malas condiciones, los tiempos de espera cada vez son más largos.

Tal es el caso de las rutas 138, 38 y 400, a las cuales los usuarios esperan por más de 40 minutos para abordar las unidades.

“Mínimo esperamos cuarenta minutos para poder tomar el camión y con el riesgo de que vengan llenos y no nos suban, mientras que otras veces nos suben, pero están tan viejos los camiones que a mitad de camino terminan por dejarnos tirados”, comentó Rosa Martínez.

Los usuarios piden al gobierno del estado que tome cartas en el asunto lo más antes posible, ya que cada día la mala situación en materia de transporte va al alta.

“Es necesario que ‘El Bronco’ tome cartas en el asunto, estamos perdiendo demasiado tiempo esperando camiones o quedándonos varados a medio camino, cada día tenemos que salir con más anticipación de nuestras casas para tratar de llegar temprano a nuestros trabajos, porque luego nos rebajan todos los premios de puntualidad”, enfatizó la usuaria.

Debido a la mala calidad en el servicio, cada día el transporte público pierde terreno sobre el transporte privado, de acuerdo a un estudio realizado por Consejo Cívico en el Área Metropolitana de Monterrey, el 49.5 por ciento de los viajes al destino principal se realizan a través de un medio motorizado no colectivo (automóvil, taxi, uber o motocicleta), mientras que el 31% a través de transporte público colectivo (camión/microbús, metro, transmetro).

Los regiomontanos invierten casi el doble de tiempo a su destino principal viajando en camión en lugar de en automóvil. En promedio, al trasladarse en camión invierten 103 minutos por viaje redondo, en contraste con los 53 minutos al hacerlo en automóvil. En algunos municipios la diferencia es más del doble: en Escobedo quienes usan camión tardan 109 minutos, mientras el tiempo en automóvil es de 43 minutos, en Apodaca es 110 contra 47 y en García 131 contra 65.

Algunos ediles el área metropolitana señalan que para acabar con los problemas del transporte urbano es necesario una reestructuración en los recorridos, pues de nada sirve que más de 10 rutas circulen por una misma ruta donde además pasa el metro.

Por último, mientras sean peras o sean manzanas, los nuevoleoneses urgen al Estado poner fin a la “novela de las tarifas” y mejorar las condiciones del transporte urbano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.