Tal y como lo habían prometido, el Gobierno del estado publicó este miércoles la nueva Ley de Movilidad Sostenible y Accesibilidad, misma que entra en vigor de manera inmediata.

Con la nueva reforma se reestructurará el transporte y no habrá manera de establecer aumentos en las tarifas del transporte urbano.

De tal forma que los empresarios, taxistas y plataformas digitales tendrán que someterse al nuevo reglamento.

En el decreto publicado se señala que la ley es de orden público e interés social y tiene por objetivo garantizar el derecho humano a la movilidad reconocida en el Artículo 3 de la Constitución Política del estado Libre y Soberano de Nuevo León a fin de regular el efectivo desplazamiento de personas y bienes en el estado.

Entre las tareas primordiales destaca, la determinación de los mecanismos que permitan la participación ciudadana efectiva en materia de movilidad, así como la creación de espacios e instrumentos que garanticen la corresponsabilidad del gobierno y la ciudadanía en la formulación, seguimiento y evaluación de la política pública.

Regular las concesiones para la prestación del servicio público de transporte de pasajeros, los contratos administrativos de operación, así como los permisos para la provisión de servicios para la movilidad y el transporte de carga en el estado, conforme a los principios rectores de la racionalización, modernización, uso adecuado y mejor aprovechamiento de las vías, infraestructuras, servicios anexos y equipamientos en beneficio de la sociedad.

La ley considera de utilidad pública e interés general la reestructuración del transporte público, además desaparece la Agencia Estatal del Transporte y se le da paso al Instituto de Movilidad y Accesibilidad.

Ante la nueva Ley de Movilidad, el Secretario General de Gobierno, Manuel González Flores descartó incrementos en las tarifas del transporte público.

“Nada se reinicia (con la nueva Ley de Movilidad), no pasa absolutamente nada, no hay aumento a las tarifas”.

“Lo hemos dicho hasta la saciedad, desde hace tres años y ya llevamos casi cinco años sin aumento a las tarifas, no va a haber aumento las tarifas, mientras primero no reestructuremos el transporte, no reacomodemos las líneas donde van a estar y esto va a ayudar la Ley, esto no abre ningún tema de discusión sobre tarifas”,
indicó.

Señaló que las acciones de para la mejora del servicio de transporte se basarán  en el Programa Integral de Movilidad Urbana Sustentable de la Zona Metropolitana de Monterrey (PIMUS – ZMM) que estará listo en el mes de marzo o abril.

González explicó que a través de la Ley de Movilidad, se busca replantear todo el sistema para ofrecer un servicio con mayor eficiencia.

 El Secretario reiteró que las tarifas del transporte público no aumentarán hasta mejorar las condiciones de las rutas urbanas.

“Hasta que no exista un acuerdo para que la gente se sienta a gusto arriba del camión y pueda reducir su tiempo de traslado de un punto a otro del área metropolitana, mientras no suceda esto, no hay aumento”, dijo Manuel González.

CAMBIOS A LA LEY

Al considerar que la nueva Ley de Movilidad cuenta con puntos para reforzar en materia de transporte y movilidad, la bancada de Morena del Congreso Local no descarta presentar una iniciativa para realizarle algunas modificaciones.

Fue la diputada, Julia Espinoza de los Monteros quien señaló que son varios los temas a revisar en donde no quedaron del todo conformes.

Por tal motivo dijo que ya ésta realizando la revisión de la ley para acomodar los ahustes lo mejor posible.

“Nosotros propusimos varias reservas y ninguna de ellas fue aprobada y considero que es importante seguir trabajando en el asunto, es posible una reforma, vamos a seguir trabajando, consideramos muy importante la gratuidad para los estudiantes y los discapacitados, el que las multas no estén tan altas, que se hacen impagables”, expresó.

“Todo lo que presenté en las reservas lo estaría presentando como una reforma, porque es parte de lo que inquieta aún”. comentó

Cabe destacar que el pasado 18 de diciembre, Morena intento hacer la reserva de varios artículos pero esta petición no procedió porque la mayoría de los legisladores se opusieron. 

Entre las inconformidades estaban las multas, las cuales serán muy elevadas para los taxistas tradicionales o de aplicaciones móviles.

A decir de algunos legisladores, este tipo de sanciones son multas desproporcionadas y fomentan la corrupción.

“Ese es uno de los puntos en los que seguiremos trabajando, considerando que no es algo proporcional, que no es constitucional y que fomenta la corrupción”.

Espinosa de los Monteros dijo que el nuevo ordenamiento podría judicializarse ante la advertencia de taxistas de que se ampararán contra lo dispuesto en éste.

“No sé si ellos estén inconformes con los requisitos o con qué estén inconformes, pero yo considero que hay una desventaja en los requisitos que se les ponen a ellos, como por ejemplo, ellos tienen que tomar presencialmente las capacitaciones, y los de las aplicaciones pueden hacerlo de manera virtual”, expresó.

“Creo que finalmente sacamos un piso al menos esencial para poder seguir trabajando y poder mejorar la Ley”, indicó.

LA LEY NO PERMITE MODIFICAR TARIFAS: HERNÁN

La ley no permite modificar las tarifas del transporte Urbano, advirtió Hernán Villarreal, exdirector del Consejo Estatal del Transporte, mientras no se dé una restructuración de las rutas o unidades.

En este sentido, el también ex Subsecretario del Transporte y especialista en el tema señaló que por ello el “tarifazo”, está descartado.

«Por ley, no permite crear sistemas que no requieran incrementos tarifarios, qué quiere decir, que ese presupuesto tiene que ser autorizado precisamente por el Congreso local. Entonces estamos bien», señaló.

El especialista manifestó que algo que podría ayudar a los usuarios, para que no batallen al momento de tomar el camión es que las autoridades cambien  los diseños de las rutas para que pasen más seguido.

«Es necesario cambiar el diseño por un más eficiente, uno que no necesite necesariamente pasar por el centro de la ciudad, sino que vaya por los trayectos más cortos y así pueden pasar más seguido», comentó.

Villarreal consideró que lo único que le falta para que la nueva Ley de Movilidad funcione,  es un presupuesto de aproximadamente de 2 mil millones de pesos al primer año, lo cual es equivalente al tiempo de espera de los usuarios.

«Si lo comparamos con todo el tiempo de espera que los usuarios hacen, sumas a diez mil millones de horas trabajadas».

Dijo esperar que la estructura planteada del sistema del transporte espera que con la nueva ley se mejore, ya que no había dado buenos resultados anteriormente.