Ante el optativo “Mochila Segura” implementado en instituciones escolares, el arzobispo Rogelio Cabrera López comentó que dicho operativo causaría más pánico entre los estudiantes, por lo que las escuelas no se pueden hacer policiacas y por ello, deben tomar otras medidas de extrema precaución. 


Del mismo modo, mencionó que los padres de familia son los responsables de checar las mochilas de los menores y no las autoridades como lo han venido realizando. Ya que se corre el riesgo que los infantes tengan una mente policiaca, además del daño mental que esto causaría. 


“Las escuelas no podemos hacerlas policiacas, eso que sea para las migraciones o para cuando hay un evento masivo donde no se puede controlar la población”, dijo Cabrera. 


“Cuando se hacen estas revisiones sobre salta el ánimo, por eso digo, los papas lo tienen que hacer y si no lo hacen ellos son responsables. Pienso que es un daño mental el que tengan que pasar por un detector de metales, o peor aún, en algunos lugares han propuesto la revisión con perros”.


Siendo que los padres de familia no aceptan la corrección para sus hijos, y esto va en deterioro en el orden y de la educación de los niños, de la manera más respetuosa también solicitó a las autoridades cuidar el orden y bienestar de las escuelas. 


“Lo expreso con todo el respeto a las autoridades que tienen el deber de cuidar el orden y el bienestar de las escuelas pero creo yo no es la medida oportuna. Creo que está en la familia y nadie más”, expresó. 


Por dicho motivo, reiteró que en la escuela no es necesario que la revisión ocurra debido a que los menores deben estar en paz. 


Finalmente añadió que los detectores de metales deben ser instalados en eventos masivos, como son los estadios, en migración, centros de convención y no en las escuelas, donde se han instalado por turnos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.