La administración de Donald Trump impulsará una nueva reglamentación, la cual regulará más el ingreso de mujeres extranjeras embarazadas para evitar que sus hijos adquieran la nacionalidad. 

Para terminar con el “turismo de partos” el gobierno podrá cuestionar a las mujeres embarazadas que solicitan ingresar a Estados Unidos una razón “legítima” para ingresar y en caso de no tener otra razón que dar a luz deberán aplicar a una visa clase B, informó el sitio Buzzfeednews, quienes obtuvieron los borradores de la propuesta.

En caso de que este borrador pase la enmienda número 14 tendrá que ser modificada, ya que actualmente el texto constitucional indica que cualquier persona que nazca en territorio de Estados Unidos obtendrá la ciudadanía, por lo que tienen la protección y los derechos civiles que todos los ciudadanos estadounidenses gozan.

Se espera que el anuncio oficial de esta medida se publique la próxima semana, después de que una aerolínea basada en Hong Kong pidió disculpas por solicitar una prueba de embarazo a una mujer antes de dirigirse a la isla de Saipan, parte de las Islas Marianas al este de filipinas que forma parte de los terrenos de Estados Unidos, informó la cadena CNN.

En julio del año anterior Saipan legisló una resolución que limita el derecho de parto a no ciudadanas en las islas para evitar que acudan a obtener la ciudadanía, es el primer territorio que regula las entradas de este tipo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.