Por: Obed Campos

Este que pasó, fue a lo mejor el más pesado fin de semana para Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, quien aun gobierna Nuevo León.

Y es que Jaime no solamente tuvo que seguir el paso al incansable presidente Andrés Manuel López Obrador, sino que encima, en el acto multitudinario en la Gran Plaza, frente a Palacio de Gobierno, enfrentó el abucheo del llamado “respetable público”.

Las notas periodísticas acá en Nuevo León así lo consignan, como que “las multitudes y sus seguidores no perdonaron al gobernador Jaime Rodríguez, quien fue abucheado durante todo el evento”. 

Dicen las mismas notas que el mandatario nuevoleonés no podía dar su discurso que tenía preparado por el volumen de las rechiflas, y aunque se defendió diciendo: “Sé enfrentar las adversidades y sé enfrentar el enojo de la gente”, Jaime no quedó bien parado.

Bueno, que no valió ni la defensa orquestada entre jóvenes estudiantes de las preparatorias militarizadas quienes empezaron a gritar consignas a favor del gobernador… Y fueron opacados por los protestantes.

Y hasta López Obrador vio frustrada su defensa del gobernador de Nuevo León, cuando pidió a los asistentes un aplauso, sin éxito, para El Bronco.

En el evento, dicen las cuentas alegres, asistieron unas 10 mil personas, así que el estrepitoso fracaso está para que Jaime y su equipo de imagen, si es que les preocupa, hagan un examen a conciencia y de conciencia, porque todavía quedan más de 15 meses de gobierno cuesta abajo.

LA HUASTECA, ESE CONFLICTO


La guerra por el control de La Huasteca, parte del Parque Nacional Cumbres, acá en Nuevo León, no es nueva.

Hoy el reportero Eduardo Mendieta en Milenio recordó el madruguete de que fue objeto el susodicho “Plan de Desarrollo y Aprovechamiento Sustentable de La Huasteca 2006-2030” el cual fue aprobado al vapor, dos días antes del final de la administración de la priista Irma Adriana Garza, durante el período del interino, Ramiro Ayala que duró una semana en el cargo. 

En 12 minutos el cabildo santacatarinense abrió la puerta a la urbanización y venta de terrenos del Parque. Esto el 28 de octubre de 2006.

Cosa que no les funcionó, porque enseguida, en enero de 2007, el cabildo que encabezaba el panista Dionisio Herrera le dio para atrás al plan, por falta de elementos jurídicos.

Esto le valió a Dionisio ser expulsado del PAN, a instancias de la presidenta entonces de ese partido, Sandra Pámanes, y de Fernando Elizondo, quien había sido gobernador sustituto de Fernando Canales.

Nicho, como se conoce a Herrera, se defendió legalmente, y su expulsión quedó en veremos, luego renunció al PAN, pero por su voluntad, mientras que la suerte del parque sigue en el aire y bajo la mira de los fraccionadores.

obed@sdpnoticias.com
@obedc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.