“La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo”
Platón

En todos los deportes, sin distinción, quienes terminan echando a perder las cosas son “los de pantalones largos”, como se conoce a los directivos y reguladores, es decir, no a los jugadores y hasta entrenadores.

Uno de los deportes más cuestionados y lleno de dudas en el mundo por múltiples razones, ya en lo profesional o lo amateur, ha sido el boxeo.

Cuando el gobierno pregona justicia como un valor fundamental, resulta que la Federación Mexicana de Boxeo actúa en dirección contraria cometiendo una absoluta aberración al pretender interpretar los reglamentos “a pie juntillas”, sin tomar en consideración las circunstancias alrededor de un suceso.

La peleadora nuevoleonesa Alma Nora Ibarra acudió hace unos días a participar en un torneo selectivo para las Olimpíadas de Tokio en Veracruz, sin embargo junto con su entrenador sufrió un secuestro virtual y extorsión, lo que le impidió presentarse a tiempo a la ceremonia de pesaje y revisión médica, por lo que los federativos le dieron el triunfo por ausencia a su rival.

Al conocerse las circunstancias de su inasistencia Ibarra solicitó, como sería lógico pensar,  reprogramar el combate que le daría el pase al preolímpico de Buenos Aires, Argentina, que se realizará el próximo mes de marzo, pero los “justos” y “honestos” directivos de la Federación Mexicana de Boxeo determinaron que no era posible modificar un resultado oficial porque “se lesionaría el derecho de la otra competidora que ‘ganó’ al cumplir con los requisitos técnicos del examen médico y el pesaje”.

Y aquí uno se pregunta, ¿de verdad tienen cerebro y es que acaso sabrán el significado de la palabra criterio?

En este caso existen atenuantes de suficiente peso que justifican la inasistencia de la nuevoleonesa al pesaje y chequeo y que dan sustento a su petición de reprogramar la pelea. ¿Necesitarán los directivos de la Federación de Boxeo que se los expliquen con peras o manzanas o de plano ocuparán que los secuestren a ellos para que entiendan?

Por décadas los puestos para muchos atletas que acuden a los Juegos Olímpicos han sido ocupados por recomendados, de ahí los pobres resultados de nuestro país en esta justa, pero igual o peor daño que aceptar imposiciones y compadrazgos, tiene el aplicar un nulo criterio en situaciones específicas, porque lo que en realidad están haciendo es cometiendo una injusticia con el deporte mexicano al impedir que sean los logros de cada persona los que decidan quién tiene los merecimientos necesarios para representar a nuestro país en una justa internacional.

¡Nunca se les quitó lo inútiles!

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.