Por Jorge Narváez.

La salida de Rodolfo Pizarro causó enojo en la directiva de Rayados porque el multimillonario David Beckham habría contactado al jugador para ficharlo cuando aún era jugador del Monterrey. Ese contacto habría violado el reglamento de la FIFA y por lo tanto se investiga por desacato. Un proceso que Rayados busca, pero que podría sacar muy poco.

En primera instancia, se habla que el rendimiento del jugador no era el óptimo y que su mentalidad estaba ya en la MLS. Sería contradictorio que no demostrara sus cualidades. Si alguien te busca por ser “bueno” pues lo lógico sería destacar más para convencer.

La perspectiva desde la que quiere pelear la directiva tampoco tiene mucha lógica. Porque todo indica que están buscando la manera de reparar el daño de los malos resultados del equipo, y por ahí no va la situación. Además, van a recibir una buena cantidad de dinero en pago por la recisión del contrato de un jugador que, aunque sí era clave, no era precisamente indispensable.

Rayados tiene mucho trabajo, muchos temas internos qué atender. El club no debería perder el tiempo en demandas contra otras directivas. Lo único que pueden conseguir es el rompimiento de una oportunidad de hacer negocio con el Inter de Miami.

La verdad es que los resultados del plantel no están tan bien como para estar pensando en otro escenario. El equipo requiere la absoluta y total atención para poder revertir el mal momento.

Como recomendación, es mejor invertirle tiempo y dedicación a los refuerzos que llegaron y que hasta la fecha no han dado ni una.

Fotografía: Rayados/ Oncediario

@SoyJorgeNarvaez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.