“En México llueve sangre”, gritaron cerca de 500 mujeres al tiempo que exigieron justicia por el feminicidio de Ingrid Escamilla, quien fue asesinada por su pareja el 9 de febrero, y la demanda de que no se filtren imágenes de los casos.

Este Día del Amor y la Amistad estuvo marcado por las manifestaciones en diversos puntos de la Ciudad de México y al interior de la República. Muy temprano inició con protestas en Palacio Nacional.

Ahí mujeres con el rostro cubierto comenzaron a gritar consignas y con aerosoles pintaron los muros y la puerta principal, conocida como la Puerta Mariana, con el mensaje: “México feminicida”, “¡fuimos todas!”, “¡fuera prensa amarillista!”, “justicia para Ingrid“.

Una comitiva fue recibida en el Área de Atención Ciudadana de Presidencia, pero las 10 representantes dijeron sentirse insatisfechas por la respuesta que les dieron y se retiraron del lugar.

Las protestas no pararon. A mediodía, en la “antimonumenta” de avenida Juárez, otro grupo reclamó al presidente Andrés Manuel López Obrador que sólo mencione al feminismo para pedir que no se opaque la rifa del avión presidencial. Se retiraron del lugar, pero más tarde regresarían.

A las 16:00 horas, la “antimonumenta” ya tenía una fotografía de Ingrid Escamilla; al lugar llegó un niño de la mano de sus papás y dejó una rosa. “Lamentamos la muerte de Ingrid y la manera en la que se mostraron sus fotos, pedimos que se haga justicia”, externó la mamá antes de irse.

Con el Palacio de Bellas Artes blindado por vallas que colocó la policía capitalina, cientos de mujeres colocaron una cruz rosa en la avenida, carteles, fotos de Ingrid y de otras víctimas, después, entre las consignas “ni una más, ni una asesinada más” y “no me cuidan los policías, me cuidan mis amigas”, partieron hacia el Caballito, en donde las esperaba otro contingente.

Ya sobre Reforma, las feministas pasaron lista de mujeres que murieron a manos de sus parejas. De ahí visitaron, como ya lo habían hecho al mediodía, un medio de comunicación para reclamar la publicación del cadáver de Ingrid.

Ahí rompieron vidrios de camiones y automóviles estacionados. “¡Traidoras, encubridoras, no estamos aquí por Ingrid, sino por todas! ¡Vendidas!, ¿cuánto te pagan por proteger edificios y violadores?”, se escuchó en coro a las manifestantes luego de que policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana rociaron bombas de humo.

Empezó a llover y para no ser encapsuladas por la policía, las manifestantes decidieron marchar y concluir su manifestación en el Ángel de la Independencia.

A su paso rompieron los vidrios de la estación del Metrobús Hidalgo. “Todas somos Ingrid“, “no sean cómplices”, “vale más un monumento que nuestra vida”, “ojalá así nos cuidaran, como a las paredes y monumentos”, reclamaron.

Confrontación. En el Ángel de la Independencia el contingente se organizó para tomar una fotografía grupal y disolver la marcha, pero al acusar que las policías se burlaban de ellas, iniciaron varios conatos de pelea que los grupos de seguridad terminaron con gas pimienta.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana dijo que el grupo Atenea sólo porta el equipo de protección personal, que no incluye gases, y rechazó la filtración de elementos a la marcha como acusaron algunas jóvenes.

También hubo movilizaciones en Gustavo A. Madero para exigir justicia en el caso de Ingrid Escamilla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.