El Comité Electoral Central de Israel anunció los resultados de los comicios parlamentarios celebrados el lunes, donde el partido Likud que representa el primer ministro, Benjamín Netanyahu, superó en números a la oposición, pero podría no ser suficiente para formar gobierno.

El órgano electoral anunció 68 horas después del cierre de urnas que el partido Likud consiguió 36 escaños al interior de la Knéset, contra los 33 alcanzados por la coalición Azul y Blanco, la cual es liderada por el exjefe del Estado Mayor del Ejército Benny Gantz, principal opositor de Netanyahu.

A pesar de haber superado a su mayor rival, el partido Likud junto con los otros pequeños partidos que conforman el ala derecha de Israel, únicamente obtuvieron en total 58 curules de los 61 necesarios para conformar un verdadero gobierno de coalición afín al proyecto del actual primer ministro.

Las elecciones del pasado lunes son las terceras celebradas en el periodo de un año como consecuencia de la crisis política que impide la conciliación entre la izquierda y la derecha al interior del recinto legislativo israelí.

Según los resultados del Comité, en esta ocasión sólo obtuvieron lugares en la Knéset ocho de los 30 partidos que contendieron en los comicios, lo cual, de acuerdo con el histórico de elecciones, representa el número más bajo de grupos parlamentarios en la historia del país.

Durante este proceso electoral participaron cuatro millones 612 mil 297 ciudadanos israelíes, de los cuales, más del 56 por ciento sólo votó por el partido Likud y la alianza Azul y Blanco, los cuales recibieron dos millones 566 mil 272 sufragios, destacó Times of Israel.

Los resultados fueron presentados por el órgano electoral hasta que culminó el conteo de boletas con votos de “doble sobre”; es decir, aquellos emitidos por soldados y diplomáticos.

Según destacó el comité, el retraso en el conteo se debió a demoras en los conteos de urnas especiales y debido a “controles adicionales” en más de 20 centros de votación.

Por el momento, el partido Likud cuenta con el control del 29.48 por ciento de la votación, mientras que la alianza Azul y Blanco se quedó con 26.59 por ciento de la preferencia ciudadana. El resultado representa un incremento de tres asientos para el partido Likud en comparación con los obtenidos en abril de 2019.

No obstante, aún no es suficiente para que la derecha ponga en marcha su gobierno sin necesidad de buscar negociaciones con otros grupos parlamentarios. En días previos, Netanyahu informó que buscaría a líderes de otros partidos para la construcción de posibles acuerdos, esto, con miras a evitar la necesidad de una cuarta elección.

El primer ministro israelí enfrenta actualmente cargos en su contra por corrupción y malversación de fondos, situación que pone en riesgo no sólo su permanencia en el cargo, sino también, el liderazgo del partido Likud.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.