Contrario a lo que se piensa, el Covid-19 no está en el aire, aclararon ayer autoridades de salud.

Tener miedo de un posible contagio, o que se contagie un ser querido, refirió Juan José Roque Segovia, titular de la dirección de Salud Mental y Adicciones, es común, así como los episodios de ansiedad o depresión por la cuarentena.

El llamado a la población es mantener la calma y no ver el resguardo como un encierro sino como una oportunidad de cuidar de la familia.

«El coronavirus se va a detener con inteligencia y con un estado mental suficientemente bueno, hay muchos ejemplos de cómo el pánico entre las personas empieza a provocar una cantidad de reacciones que los hace salirse regularmente de lo que son las medidas sanitarias».

«Necesitamos mantenernos emocionalmente racionales y al mismo tiempo tratar de controlar las emociones más intensas, por ello cuando nos aislamos es muy importante de que podemos tener la seguridad de que podemos conservar la calma», externó.

Las noticias falsas, resaltó, también son un factor de alarma que debe evitarse.

Por ello, se compartirá información sobre las medidas para permanecer tranquilos.

Por su parte, Manuel de la O Cavazos, secretario de Salud, aclaró que el padecimiento  solo se trasmite por contacto con personas infectadas o el llevarse las manos sucias con partículas del virus.

«El virus no se transmite por vía respiratoria; cuando las personas hablan, tosen o estornudan expulsamos pequeñas partículas microscópicas de saliva que adentro llevan el virus».

«Este virus ha demostrado que es mucho más contagioso que la influenza. El virus no está en el aire, el virus se trasmite de una persona enferma, que tiene el virus, a otra persona».

Resaltó que por eso se exhorta a la sana distancia, estar mínimo un metro, metro y medio de otras personas.

Otra forma de trasmisión es llevarse las manos sucias, cuando tienen partículas de virus, a la cara.

Es de destacar que tampoco se trasmite por los alimentos; el que la alta temperatura va a matar el virus o el hacer gárgaras con agua caliente y limón, son mitos.