Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

Los habitantes de Malolandia, los malos según la definición del presidente Andrés Manuel López Obrador, no dejan de intentar socavar las políticas públicas de AMLO criticando su comunicación política. Ahora les toca amarrar navajas entre la jefa de Gobierno de la CDMX y el Palacio Nacional.

Dos ejemplos:

Verónica Malo Guzmán escribe en SDPnoticias: “Resulta evidente que la cabeza del gobierno local capitalino reunió desde hace tiempo a otros expertos en epidemiología de distintas instituciones, seguramente entre ellos algunos provenientes de su alma mater. Escuchó lo que tenían que decirle y ha actuado en consecuencia. De ahí se derivaron las medidas de sanidad que puso en marcha –inclusive contra lo sugerido por López-Gatell– hace ya más de 10 días en la Ciudad de México y el que ahora se enfoque a tratar de hacer frente a la otra crisis que se nos viene encima con mayor enjundia: la económica”.

¿Resulta evidente que se reunió con expertos de la UNAM y por eso Sheinbaum se desmarcó de la estrategia de la 4T? ¿Cuáles son las fuentes de Malo Guzmán? ¿Dónde están sus “evidencias”? Por ningún lado. Lo obvio es que Sheinbaum no se desmarcó de la 4T porque el “Vive Latino” se llevó a cabo, es decir, acató, actuó en consecuencia, en concordancia con el subsecretario de Salud.

Y lo único evidente es lo que contestó Claudia y se publicó en Proceso el 23 de marzo:

“Estamos en coordinación con el secretario de Salud, con el subsecretario. Y yo sé que ellos van a tomar algunas medidas adicionales. Entonces estamos ahí en coordinación.

“(…) No, no hay ningún contrapunteo. Aquí lo que hay es una situación específica para la Zona Metropolitana de la Ciudad de México y la ciudad. Y estas medidas que hemos tomado, hemos estado en contacto permanente con el secretario de Salud.”

CDMX, Jalisco, Nuevo León, profundizaron la tendencia marcada por el gobierno federal, por ejemplo, de “adelantar las vacaciones” del ciclo escolar. Verónica Malo Guzmán, irresponsablemente, se atreve a calificar a Hugo López-Gatell como un simple jilguero de Andrés Manuel, como el rock star de la epidemiología. Y presupone que López Obrador debe hacerle más caso a Sheinbaum que a López-Gatell. No le cree al subsecretario, pero sí a Raymundo Riva Palacio cuando vuela notas que le desmiente el embajador de los Estados Unidos en México, el mismo Raymundo que “mató” al empresario José Kuri Harfush.

Y hablando de Riva Palacio, en su columna de El Financiero desinforma o mal informa al tratar de amarrar navajas entre la jefa de Gobierno y el presidente:

“El domingo fue el día del quiebre. Desde Oaxaca, donde se encontraba de gira, el Presidente subió en las redes un mensaje que decía: ‘Yo les voy a decir cuándo no salgan, pero si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica, sigan llevando a la familia a comer, a los restaurantes, a las fondas’. Antagónicamente, Sheinbaum anunció la suspensión de actividades en centros educativos y públicos. López Obrador, con puntos de vista acientíficos; Sheinbaum, respaldada en lo que un comité científico le informaba cada día.”

¿Antagónicamente? ¿Sheinbaum anunció el cierre de restaurantes y fondas? Una mentira más de Riva Palacio. Los espacios que se cerraron fueron museos, baños de vapor, gimnasios, misas en iglesias y centros de culto, cines, teatros, bares, centros nocturnos, discotecas, antros, salones de fiestas, eventos públicos o privados de más de 50 personas, todos los centros educativos en todos los niveles, entre otros espacios. Los mercados, restaurantes y tianguis, hasta ahora, permanecen en funciónes. ¿Cuál antagonismo?

En su delirio desinformativo, Raymundo comenta que Andrés Manuel mantiene “puntos de vista acientíficos” y a Claudia la respalda un comité científico. Otro embuste. Ahora resulta que los puntos de vista del secretario y el subsecretario de Salud, expertos en epidemiología (ni Riva Palacio ni Malo Guzmán lo son) hay que denigrarlos como “acientíficos”.

Amarrar navajas entre Sheinbaum y López Obrador, si no fuera un delirio desopilante, resultaría ocioso. ¿Hasta dónde piensan llegar con mentiras, medias verdades y engaños?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.