Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

Cuando un organismo empresarial recurre a inserciones pagadas, es un síntoma de que la batalla está perdida. Las inserciones pagadas son para las esquelas, no para la lucha política. Gustavo de Hoyos, emperador de la Coparmex, ha instruido a su súbdito, José Fiorentini Cañedo, pague una inserción en medios (yo la leí en Reforma, but of course!) para, por el asunto de la cervecera de Mexicali, pida la renuncia del presidente constitucional de México, Andrés Manuel López Obrador.

Francisco José Fiorentini Cañedo es un peón de Gustavo de Hoyos, ha sido líder de la Coparmex en Mexicali y ha tratado de apoderarse del sistema anticorrupción de Baja California Norte. ¿Quiénes son los abajo-firmantes de la inserción? Obvio, gente relacionada con la Coparmex de Mexicali.

Gustavo de Hoyos trazó una ruta de colisión que le ha funcionado muy poco.

1.- Contribuyó a alentar las críticas en contra de Andrés Manuel por los feminicidios. Lo insólito: la derecha se “convirtió” al feminismo (a medias, siguen rechazando el aborto, por ejemplo).

2.- Al usar políticamente la pandemia del coronavirus, y de la mano de Claudio X. González Guajardo, una falange de Mexicanos Contra la Corrupción logró que una juez “ordenara” al gobierno acciones contra el coronavirus: “Se concede la suspensión de plano para que las autoridades responsables implementen las medidas preventivas y acciones para detectar las personas infectadas con el virus SARS-CoV-2 y virus Covid-19, ya que la inactividad y falta de intervención oportuna respecto a dicho lineamiento se puede traducir en el avance del virus referido e incluso en la propagación en el territorio mexicano, con lo que resultaría imposible restituir a la parte quejosa en el disfrute al derecho humano de la salud y la vida, por lo que la medida cautelar se otorga para el efecto de que las autoridades responsables provean las diligencias necesarias para vigilar y garantizar que se cumpla con el lineamiento referido en este párrafo, con la finalidad de garantizar los derechos humanos”.

¿Así o peor?

3.- Fomentó una campaña de desprestigio y de pánico para que los ciudadanos y los empresarios condenaran la cancelación de Constellation Brands en Mexicali que ha sido coronada con el desplegado de hoy.

Tres preguntas se imponen.

¿Con quién va a negociar Constellation Brands? ¿Con Andrés Manuel o con Gustavo de Hoyos?

¿Avala Constellation Brands el uso político de su inversión por parte de Gustavo de Hoyos?

¿Avalan los empresarios afiliados a la Coparmex el uso político que de su confederación hace Gustavo de Hoyos?

Gustavo de Hoyos es ahora un peligro para los empresarios. Gustavo, un peligro para México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.