Durante los últimos días la contaminación ha sido otro problema que ha afectado a la Sultana del Norte, después de días con cielos despejados, el panorama volvió a la normalidad y una nube gris cubría el cielo, por lo que de nueva cuenta no dejaba ver las montañas que rodean a esta ciudad.

Muchos daban por hecho que con la baja afluencia vehicular a causa de la contingencia por el COVID-19, la contaminación iba a bajar, cosa que no fue cierta, por lo que nuevamente surgió la interrogante respecto a si los automóviles son o no la principal causa de contaminación en la entidad.

Tras este hecho, la ciudadanía alegaba que el problema no eran los automóviles, sino las industrias, y que por ende es sumamente importante regular estas fuentes de contaminación.

Desde el domingo 22 de marzo y hasta la fecha se han presentado episodios de alta estabilidad de la atmósfera, lo cual implica que los contaminantes presentes en la atmósfera no se dispersan, ocasionando que se alcancen en ciertas horas del día y en algunas estaciones, valores de calidad del aire mala.

El contaminante que se ha presentado como principal causante de esa calidad de aire mala son las partículas menores de 10 micras (PM10).

Al respecto de saber si la disminución del tráfico contribuye en mayor o menor medida a la reducción de la contaminación, Alfonso Martínez Muñoz, Director del Observatorio Ciudadano del Aire en Monterrey,comentó que se encuentran evaluando cómo se está reflejando la disminución del tráfico vehicular en la contaminación atmosférica.

Martínez Muñoz, explicó que dentro de la evaluación hay varios factores a considerar: el primero es que desde finales de febrero existe un nuevo índice de aire y salud que es más estricto.

“Lo que antes no era mala calidad del aire, ahora es mala calidad del aire. Entonces, cuando entramos a la página del Gobierno del Estado observamos mucho más frecuenta mala calidad del aire”, comentó Martínez Muñoz.

Asimismo, mencionó que con estos nuevos parámetros queda claro que, aunque se disminuya el tráfico en un 70 por ciento, aun así, habrá días con alta contaminación atmosférica.

“Lo anterior no quiere decir que no esté bajando la contaminación como si todos los vehículos estuvieran circulando”, puntualizo.

El titular del Observatorio Ciudadano del Aire, dio a conocer que se encuentran realizando un análisis preliminar con una sola estación de monitoreo, donde se dieron cuenta que para partículas menores a 2.5 micras y para partículas menores a 10 micras, a pesar de que se ve la contaminación, no se ha llegado a los niveles a los que llegaron antes de la cuarentena a causa del COVID-19.

“Cuando hay días en los cuales, la contaminación se exacerba porque no hay viento, porque hay inversión térmica, porque hay estabilidad atmosférica, las concentraciones máximas no son tan altas como las que eran antes de la cuarentena”, detalló Martínez Muñoz.

“Estamos hablando que el PM dos punto cinco están como veintidós por ciento más bajas del máximo que se llegó antes de la cuarentena y las PM diez están como en un dieciocho por ciento más bajas del máximo al que se llegó antes de la cuarentena”, enfatizó.

El especialista, indicó que lo anterior hace sentido en las proporciones que ellos están esperando, sin embargo, continuaran con un análisis en todas las estaciones de monitoreo con un análisis más largo para saber realmente como se ve reflejada la contaminación.

De acuerdo a Martínez Muñoz, la contaminación con la disminución del tráfico vehicular sí baja, ya que aproximadamente se están consumiendo cuatro millones menos de gasolina al día, sin embargo, la interrogante que queda en el aire es saber cuánto baja con estas acciones. 

“Vamos a evaluar cuánto es lo que baja la contaminación sin una gran cantidad de tráfico vehicular, porque así nos puede predecir qué pasaría si se implementa el Hoy No Circula, etc.”, subrayó.

Martínez Muñoz aseveró que lo único que queda claro es que no es suficiente reducir el tráfico para bajar la contaminación en el área metropolitana de Monterrey.

“Se tiene que trabajar en las industrias, se tiene que trabajar en las fuentes de área al mismo tiempo”, recalcó.

Dado que en los últimos días el cielo se ha observado con mayor contaminación, el especialista mencionó que se debe a una situación de efecto climatológico, ya que son acciones que recurrentemente se tienen.

“Simplemente con estos efectos climatológicos, que siempre los tenemos, si estuviera circulando todo el tráfico, los niveles serían más altos”, manifestó.

Cabe mencionar que, el Observatorio Ciudadano del Aire de Monterrey se encuentra analizando los efectos, y continuará realizando la evaluación con las demás estaciones de monitoreo ambiental. Por lo que para el 31 de marzo realizarán un corte para tener los análisis con quince días con cuarentena y quince días sin cuarentena y realizar comparaciones para tratar explicar que está pasando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.