Australia anunció que inyectará un paquete de subsidios salariales de 80 mil millones de dólares estadounidenses para que las empresas sigan pagando los salarios de hasta seis millones de personas durante la crisis de la COVID-19.

“Vamos a comprometer 130 mil millones de dólares (australianos) en los próximos seis meses para apoyar los empleos y el estilo de vida de lo que calculamos serán unos seis millones de australianos que necesitarán este salvavidas en los próximos meses”, dijo el primer ministro australiano, Scott Morrison, en conferencias de prensa.

Mediante este plan, el gobierno dará a las empresas un pago quincenal, por cada trabajador, de 924 dólares estadounidenses, sin hacer distinciones respecto al monto que percibían o si sus empleos eran a jornada completa, parcial u ocasional, incluso, si se trata de una contratación independiente.

El gobierno adelantó que la mitad de los empleados de Australia serán subvencionados. Asimismo, el gobierno tendrá que convocar al Parlamento para aprobar el gasto.

El primer ministro Morrison aseguró que la medida eleva el apoyo económico total del gobierno a 16 por ciento del PIB, mientras que los bancos australianos anunciaron el lunes que el 98 por ciento de las empresas iniciaron con préstamos bancarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.