En medio de la contingencia sanitaria a que se ve obligada el mundo entero por el coronavirus, este domingo 5 de abril finalizará el horario de invierno para dar la bienvenida al Horario de Verano, debido a lo cual es importante que esta noche de sábado recuerde adelantar una hora su reloj.

El Horario de Verano, de acuerdo con las autoridades, trae ventajas económicas y ambientales al país, aunque un buen porcentaje de la ciudadanía sigue sin “disfrutar” la medida institucional.

Esta disposición en México tiene el objetivo de aprovechar la luz natural del día para evitar el uso de energía eléctrica.

De acuerdo con las autoridades se ha establecido que este horario culminara hasta el 25 de octubre, es decir, el último domingo de octubre.

En México se obtiene así una reducción en el consumo de energía eléctrica para iluminación, equivalente a una hora de luz artificial por las noches, lo cual tiene su mayor impacto en el sector doméstico.

Tan solo el sector doméstico consume 23% del total de la energía eléctrica que se genera en el país y de este porcentaje, 43% se destina sólo a iluminación y gran parte de ella se comienza a utilizar al caer la noche.

De acuerdo con cálculos preliminares elaborados por el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica, con información de la Comisión Federal de Electricidad y apoyo del Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias, la aplicación del Horario de Verano en el país durante 2019 tuvo un ahorro preliminar en el consumo de energía eléctrica de 941.01 Gigawatts hora (GWh), cantidad suficiente para abastecer el consumo eléctrico de 589 mil casas habitación durante todo un año (con un consumo promedio 266 kWh al bimestre)”, señala el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (Fide), en su sitio.

En términos económicos, estas cifras significan un ahorro estimado de 1,393 millones de pesos, considerando un costo medio de la energía eléctrica de $1.48 kilowatt hora (kWh) para los usuarios domésticos.”

MEDIDA SUSTENTABLE

En materia ambiental, el ahorro generado por el Horario de Verano durante 2019 evitó la emisión de más de 468 mil toneladas de bióxido de carbono (principal contaminante del efecto invernadero), el equivalente a la quema de 1,313 mil barriles de petróleo crudo.

HISTORIA

El cambio en la hora se adoptó en México a partir de 1996, año en el que el presidente en funciones, Ernesto Zedillo, expidió un Decreto para oficializar el nuevo horario de verano.

Sin embargo, tanto en Sonora como en Quintana Roo, el ajuste no se realiza.

Las razones de la omisión del cambio, en el caso del primer estado, responde a cuestiones económicas, ya que en el 2016 los gobiernos de Arizona y Sonora acordaron la creación de una región comercial para impulsar el crecimiento mutuo. En consecuencia, ambos estados acordaron equiparar sus horarios.

En cuanto a Quintana Roo, la disposición obedece a que, en 2015, el estado del sureste mexicano adoptó el huso horario del 75 oeste, una hora más respecto al centro del país y con la misma hora que Nueva York o La Habana.

La decisión obedeció a razones turísticas ya que el objetivo era ofrecer a los visitantes una hora más de calor solar.

En la franja fronteriza de México con los Estados Unidos el horario de verano da inicio el segundo domingo de marzo a las 2:00 de la mañana, momento en el cual los relojes se adelantan una hora, y termina el primer domingo de noviembre a las 02:00 horas, momento en el que los relojes se atrasan una hora.

Para el año en curso 2020, el horario de verano para la franja fronteriza da inicio el domingo 8 de marzo y termina el domingo 1 de noviembre.

El cambio entrará en vigor en casi todos los estados de la República Mexicana a excepción de Sonora y Quintana Roo, así como en los 33 municipios de la franja fronteriza norte, los cuales son: Tijuana, Mexicali, Ensenada, Playa Rosarito y Tecate en Baja California; Juárez, Ojinaga, Ascensión, Coyame del Sotol, Guadalupe, Janos, Manuel Benavides y Praxedis G. Guerrero en Chihuahua; Acuña, Piedras Negras, Guerrero, Hidalgo, Jiménez, Zaragoza, Nava y Ocampo en Coahuila; Anáhuac y Los Aldama en Nuevo León; Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Camargo, Guerrero, Gustavo Díaz Ordaz, Mier, Miguel Alemán, Río Bravo y Valle Hermoso en Tamaulipas.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Pese a los beneficios, para muchos la medida también trae desventajas para los seres humanos, en actividades laborales y en materia de seguridad.

Lo bueno: Se utiliza menos energía al aprovechar las horas de luz extra

Lo malo: En algunos países el cambio de horario se da en diferentes tiempos, lo que dificulta negocios y relaciones internacionales

Lo bueno: Negocios reportan más ganancias porque la gente aprovecha la luz del día para hacer compras

Lo malo: En actividades agrarias las actividades no empiezan a tiempo por la falta de luz y el ganado se ve afectado al adaptarse al cambio

Lo bueno: En la actividad turística los visitantes pasean más tiempo, consumen más y utilizan el transporte público

Lo malo: En la economía los cambios de horario provocan cambios retrasos en juntas, viajes, facturación o se gasta dinero extra en reagendar lo que quedó pendiente.

Lo bueno: En Salud las personas pueden ejercitarse más.

Lo malo: En salud causa trastornos en el sueño, dolor de cabeza, cambios de estado de ánimo y apetito. Además equipos médicos como marca pasos, desfibriladores y monitores de glucosa tiene que ajustarse.

Lo bueno: En seguridad las ciudades son menos propensas al crimen.

Lo malo: En seguridad personas y niños salen a estudiar o trabajar más temprano cuando aún está oscuro y los hace vulnerables a crímenes.

Lo bueno: El contar con más horas de luz permite a las personas tener más actividades con amigos y familiares.

Lo malo: El cambio puede causar desperfectos en equipos electrónicos y computadoras, que se reflejan en los resultados de las industrias.

Según estudios realizados por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el cambio de horario afecta el rendimiento físico, emocional e intelectual de las personas.

En los niños, dicha modificación puede suponer la alteración de su ciclo de sueño y la necesidad de ingerir alimentos.

Por otra parte, en las personas mayores también puede afectar su descanso, y provocar episodios de ansiedad o insomnio.

A lo mejor este será el último horario de verano pues diputados y el mismo presidente han señalado que revisaran esta medida para ver si es factible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.