El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, indicó que analiza el envío de miembros del ejército a las casas de retiro de la provicia de Quebec, uno de los lugares más afectados por la actual pandemia.

El envío de los militares, que tendrían capacitación médica, fue solicitado por el propo gobierno de Québec a través del ministro provincial de Seguridad, Bill Blair, reveló el jefe de gobierno.

Necesitamos precisar sus necesidades y como apoyarlos, ya que no es una solicitud habitual pero, claro, no estamos en una situación usual, agregó citado por la Canadian Broadcasting Corporation (CBC).

Una alternativa a los militares serían los miembros de la Cruz Roja o voluntarios especializados que se han registrado con las autoridades canadienses de Salud, añadió.

Las casas de retiro de Québec enfrentan una fuerte expansión de contagios de COVID-19, lo que ha llevado a la muerte de cientos de personas de edad avanzada en esa provincia.

Además, su personal también ha sido alcanzado por la infección, y al menos 100 de sus trabajadores alcanzados por el aislamiento y la fatiga, se encontraban contagiados este jueves.

La escasez de personal para atender a los residentes de esas casas, ha hecho que muchos de ellos sufran de falta de alimentos y hayan sido dejados literalmente a su suerte.

El gobierno local ha tomado medidas, como aumentar la paga en ocho por ciento de quienes laboran en esos lugares, y también permitió a profesores con capacitación médica trabajar en las casas.

Los problemas de estos lugares de retiro no son nuevos, pues desde antes de la llegada del COVID-19 ya enfrentaban falta de personal, pero la situación se ha agudizado con la pandemia, indicó CBC.