El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro del Reino Unido, Boris, Johnson, sostuvieron hoy una conversación telefónica para impulsar una lucha coordinada contra el coronavirus en sus respectivos países, a pesar de sus posiciones distintas ante el tema.

En la información emitida por la oficina de Johnson, se detalló que ambos líderes políticos coincidieron en la importancia de unificar la estrategia contra el coronavirus y fortalecer las relaciones bilaterales.

El documento también se remarcó que harán lo posible para que el Grupo de los Siete (G7) también se una a las acciones en concordancia, para una mejor atención a la problemática de salud y económica que implica la expansión de la enfermedad.

El primer ministro británico agradeció los buenos deseos de Trump cuando se encontraba en las peores etapas del coronavirus, que incluyó su ingreso a la Unidad de Cuidados Intensivos.

Pero su estrategia a nivel nacional y su visión de la enfermedad difiere entre uno y otro gobierno, mientras el presidente Trump apremia a los gobernadores a reabrir las economías en una fecha cercana al 1 de mayo, Johnson apuesta por una lenta recuperación.

Reino Unido informó este lunes, que es posible que durante tres meses más sufran las consecuencias de la enfermedad, se reiteró que la población no saldrá de las medidas de contingencia hasta que se compruebe que la enfermedad decae en el país.