Ante la pandemia desatada a nivel mundial, las medidas no se hicieron esperar en el estado de Nuevo León.

En el mes de marzo, las autoridades decidieron suspender clases, cancelar eventos masivos y espectáculos deportivos, ordenaron el cierre de antros, bares, cantinas, cines, teatros para evitar contagios masivos.

Además de tuvieron que cerrar aquellas fuentes de empleo no esenciales en la ciudad ocasionando que cientos de familia quedara en la incertidumbre al no obtener ingresos para poder enfrentar esta situación.

Decenas de trabajos se han perdido, ante tal situación y como ya a ocurrido en otras ocasiones, la solidaridad por parte de los regiomontanos no se hizo esperar.

Autoridades, municipios, organismos no gubernamentales y la misma ciudadanía han llevado a cabo todo lo que este en sus manos para socorrer a quienes hoy más lo necesitan para enfrentar esta pandemia ocasionada por el coronavirus.

Ante la contingencia por el COVID-19, el DIF Nuevo León y la empresa HEB sumaron esfuerzos para ayudar a los adultos mayores que forman parte del grupo de empacadores voluntarios, quienes recibieron apoyo económico y despensas.

Las personas de la tercera edad recibían propinas voluntarias por parte de los clientes a cambio de empacar los artículos adquiridos en la tienda, por lo que resultan afectados al no recibir ningún ingreso económico.

En el caso de los empacadores voluntarios en otras tiendas de autoservicio, las empresas tomaron la decisión de colocar ánforas en el área de cajas para que los clientes puedan aportar algún donativo voluntario cuya cantidad recolectada será duplicada por las empresas, así como la entrega de apoyos diversos.

Además el gobierno del estado puso en marcha el programa de apoyo alimenticio, en voz de Sergio Ganem, enlace del gobierno del estado con el sector empresarial de Nuevo León, se anunció que este plan busca beneficiar con paquetes de la canasta básica al menos a 100 mil familias.

Este apoyo, indicó, durará en una primera fase cuatro semanas, el proyecto se realizará a través de un fideicomiso que existe con Banorte desde el 2016 e iniciará con una inversión aproximada de 100 millones de pesos por parte del gobierno estatal.

“Dicho programa consistió en la entrega de un monedero electrónico a 100 mil familias por 250 pesos por semana durante cuatro entregas a fin de completar un mes para que puedan adquirir una despensa básica”.

“Tras el anuncio 13 mil 599 familias han recibido en sus casas despensas dada sus condiciones de edad y de movilidad, mientras que 86 mil 349le fue entregada una tarjeta con dinero en efectivo para que lo puedan canjear por productos alimenticios en HEB”, informo Eugenio Montiel Amoroso, director de Fomerrey encargado de la entrega de estos apoyos.

NACE FUERZA NUEVO LEON

Empresarios de la entidad crearon “Fuerza Nuevo León”,” para apoyar a la entidad en situaciones de contingencia.

El empresario Marco Antonio Garza Mercado dijo que el programa consiste en que por cada peso que “Fuerza Nuevo León” recaude, el gobierno de la entidad pondrá igualmente un peso.

“El programa consiste en es apoyar en situaciones de contingencias en general, es decir, que este proyecto llegue para quedarse y que sea no sólo para el covid-19, sino de manera continua”.

“Queremos ayudar en gran escala, se pueden entregar donativos tanto económicos como en especie”, señalo.

Además, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, anunció la puesta en marcha de un programa estatal de medicamentos.

Con el programa esperan beneficiar a 30 mil personas, tiene una inversión inicial de 15 millones de pesos, apoyo que, señaló, es sólo para las personas más vulnerables.

TAXISTAS SOLIDARIOS

Grupo de taxistas comenzaron a otorgar servicios gratis al personal médico que lo requiera ante la discriminación que estos han recibido en otros lugares de la república.

“La propuesta salió porque nos enteramos en las redes sociales de la negatividad y rechazo de no darles la parada a los enfermeros o doctores que salen a trabajar”, contó Julio César López, taxista.

De esta forma, agregó, se busca regresar algo de lo que médicos y enfermeras hacen por la población ya que son ellos los que atenderán a los enfermos en esta contingencia.

Hasta el momento son varios taxis los que se han sumado a la iniciativa y los doctores y enfermeras pueden ubicarlos porque traen pintada la leyenda, taxis gratis al personal de salud.

Para acceder al servicio gratuito, añadió López, basta con que muestren su credencial de alguna institución de salud.

Además, también los conductores de los vehículos de alquiler ofrecerán su servicio a aquellos doctores o enfermeras que vean en las paradas en espera del camión.

CIUDADANÍA APOYA

A través de las redes sociales, cientos de ciudadanos se han ofrecido para apoyar a los grupos más vulnerables.

Otro caso loable es el de un joven estudiante de medicina que colocó un letrero afuera de su domicilio en el cual ofrece hacer mandados y curaciones a personas de la tercera edad, para que no salgan de sus casas.

Con la simple intención de ayudar a sus vecinos adultos mayores, que por la contingencia sanitaria del Covid-19 no pueden ir de compras o a sus consultas médicas, Maximiliano Rivera, un joven de 21 años que actualmente cursa el octavo semestre de Medicina, decidió ofrecerse como voluntario y marcar la diferencia.

En el exterior de su domicilio, ubicado en la colonia Cedros colocó un letrero para informar a sus vecinos sobre su intención de apoyarlos durante la contingencia.

O el caso del pequeño Juan Manuel Triana Rea de tan solo ocho años de edad y con domicilio en la colonia Balcones de San Miguel en el municipio de Guadalupe.

Este pequeño durante el presente ciclo escolar comenzó a ahorrar con el dinero que sus padres le daban para el lonche de la escuela.

Durante todo ese tiempo tuvo muy buenos recursos económicos para comprarse lo que el quisiera.

Con la llegada de la pandemia ya no pudo salir a gastarse el dinero, pero al saber de las necesidades de varias personas que se quedaron sin empleo y que están batallando para obtener dinero y comprar despensa.

El decidió con el dinero de sus ahorros surtir algo de comida y exponerla afuera de su domicilio para que toda aquella gente que necesite tome lo que quiera.

Su iniciativa no termino ahí, porque invita a sus vecinos a que le donde algo de despensa para que pueda seguir con esta noble labor.