El confinamiento al que orilla por el Covid-19 ha generado una reestructuración en la rutina de las personas.

 El uso de las redes sociales y herramientas di-gitales ha impactado aún más en la dependencia a las mismas, lo cual, según expertos, genera pro-blemas de ansiedad, por lo mismo, recomiendan la importancia de llevar a cabo una regulación a los dispositivos que actualmente son una he-rramienta principal de comunicación.

Si bien el uso de la tecnología y las redes sociales ha incrementado, durante esta cuarentena ha crecido de manera exponencial. 

El profesor de la Escuela de Humanidades y Educación del campus Monterrey del Tec, Manuel Ayala, señaló que se han reportado consumos casi históricos de productos digitales.

Es así como señaló que el estilo de vida de un ciudadano con acceso a los dispositivos informáticos generará un cambio “antes y después de la pandemia“, esto ya que la tecnología proporciona las nuevas formas de trabajo y de convivencia entre unos con otros.

Ayala considera que el acceso a la información y al entretenimiento de forma inmediata y a cualquier hora es otro de los beneficios. 

NUEVAS TENDENCIAS

Sin embargo, señala, existe un serio problema del tiempo invertido en la exposición en pantallas.

“Nos encontramos en un momento en el que podemos llevar a cabo nuestra vida ordinaria a través del mundo virtual, lo que señala una nueva tendencia”.

“En un día común nos movemos de la televisión a la computadora y de la computadora al celular. Se está generando una dependencia hacia las pantallas, lo que provocará niveles de ansiedad en las personas cuando esto (la pandemia) termine”, argumentó Ayala.

Por su parte, el experto en comunicación y “social media” del Tec, Juan Villalobos, destacó que la navegación en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram han repercutido en un hábito tan frecuente, que ya parece “acto reflejo”.

“La señal más clara de adicción a los medios sociales y su afección, es la acumulación de pendientes que tenemos al final de la semana”, resalta.

Aunque no existe un estudio formal, expertos en tecnología y uso de dispositivos coinciden en que la obsesión por revisar las cuentas sociales deterioran la calidad de vida de sus usuarios.

REESTRUCTURAR HÁBITOS

Ante dichas advertencias, y con el propósito de mejorar la salud, relaciones personales y eficiencia en el trabajo, los expertos recomiendan la reestructuración de hábitos para darle un mejor uso a las herramientas electrónicas de las que muchos dependen hoy en día.

Uno de los consejos por parte del experto en comunicación es evitar llevar dispositivos a la cama, ya sea el celular, tablet o laptop, pues recomiendan que hay que dejarlos fuera de la recámara y desconectarse por lo menos 30 minutos antes de irse a dormir para una correcta y sana conciliación del sueño. 

En cuanto al uso de alarmas, Villalobos propone evitar la alarma matutina en el celular y reemplazarla por un reloj despertador normal, esto para evitar la tentación de revisar correo o redes sociales como primera actividad.

También recomiendan establecer horarios, pues después de lograr dormir sin el celular, llega a ser ideal tener tiempos establecidos para revisar los medios sociales y que así no interfieran con otras actividades esenciales.

“Es difícil al inicio, pero hay que repetirnos todo el tiempo que no pasa nada si nos alejamos de Facebook, que la información y los mismos seguirán ahí cuando nos conectemos”, expuso.

“En el trabajo y nuestra vida diaria nos gusta pensar que somos ´multitasking´ o multitarea, pero cambiar nuestro enfoque de una cosa a la otra, genera mayor cansancio”, mencionó Villalobos.

Otro nivel de desprendimiento de los medios sociales es la importancia de ignorar las alertas o inclusive desconectarlas.

“Si nos preocupa perder mensajes importantes de la oficina o la familia, pongamos alertas exclusivas para ellos, casi todos los dispositivos tienen esa opción. Así reducimos la angustia de sacar el móvil cada que vibra o timbra”, anexó.

Destacó que otras recomendaciones para mode-rar el uso de dispositivos, también sirve realizar hacer ejercicio, platicar con familia y amigos, dormir más tiempo y leer.

“Lo que queda claro es que sólo podemos reducir la dependencia a nuestros dispositivos si tenemos claridad de cuáles son los usos y beneficios reales que proporcionan”, destacó.

PERSPECTIVA DIFERENTE 

Dentro de lo positivo, se destaca que hay un aumento de la lectura, sobre todo de libros electrónicos y de actividades como la meditación y la convivencia familiar. 

“Cada vez son más los usuarios de contenido audiovisual, videojuegos, entretenimiento o servicios informativos, y se convirtió en una mina de oro para las industrias creativas”, expresó Gabriela Pedroza, quien también forma parte de la Escuela de Humanidades y Educación del campus Monterrey.

Además, mencionó que, con el paso de la pandemia, se espera que llegue a haber un uso más eficiente de los medios digitales, cambiando especialmente el esquema de organización laboral.

Es así como Ayala incita a la sociedad a ser empáticos con los demás que aunque haya distanciamiento físico, no represente un distanciamiento emocional. Y que, a la par del consumo exponencial de los productos de información y entretenimiento, se observará un nuevo estilo de vida.

“Hay que estar conscientes del uso de los medios tecnológicos, será vital para continuar obteniendo beneficios y evitar problemáticas que se puedan derivar del mismo”, señaló.