Por Eduardo Campos Sémeno

Diario del Coronavirus 059. 13 de mayo de 2020

4,316,519 infectados confirmados

     295,612 muertes reportadas

                                                                                                                      11:45 PM

Como novio que no quiere poner fecha para la boda se comportó ayer el secretario de Economía, Roberto Russildi, quien a nombre de la administración estatal utilizó unas 15 transparencias de muchos colores, relojes, cuadritos, gráficas y tablas para decir que en el futuro diremos.

“Pensamos que es el momento oportuno”, dijo el funcionario, para –acto seguido–señalar que sería dentro de un par de semanas cuando algunas empresas, no todas, podrán abrir, siempre y cuando se sigan protocolos de seguridad avalados por el estado, que tampoco quedaron muy claros que digamos.

El resto de las industrias, las no esenciales, seguirán después de las primeras, pero todo el proceso tomará de 8 a 14 semanas, si todo sale bien y se siguen medidas sanitarias. Más impreciso y abstracto no pudo ser el señor Russildi. Dijo que sí, pero no dijo realmente cuándo.

Si los nuevoleoneses esperaban comunicación clara y directa como: “El miércoles de tal fecha abrirán esta y esta empresa, mientras que el lunes de esta otra fecha lo harán esta y esta otra empresas o comercios”, pues se quedaron con las ganas.

Conste que yo no estoy ni a favor de que se acelere la reactivación económica, ni en contra de que se tomen su tiempo hasta que se mejoren las condiciones sanitarias. Lo único que se debe señalar es que el plan anunciado ayer por el estado tiene muy poca cara de plan y mucha apariencia de un puñado de medidas generales para, al final, ir decidiendo sobre la marcha de aquí a dos semanas.

Claro que hasta los que no le entendieron al indeciso novio de rancho y secretario de Economía celebrarán que se hable ya de dos semanas para empezar algo, con la esperanza de que no se vaya todo a las 14 semanas también mencionadas, pues otros tres meses de cerrojo económico no hay quién los aguante.

En otras palabras, siempre es bueno saber que ya se divisa una luz al final del túnel, aunque no se distinga qué tan lejos está.

Como siempre, comentarios dirigirlos a ecampos50@gmail.com o en Facebook en la página Diario del Coronavirus o con el user @eduardocampossemeno.