Tras permanecer hospitalizado por más de cinco semanas, dos de ellas intubado en terapia intensiva, un médico anestesiólogo de Nuevo León testificó ayer como sobreviviente de Covid-19.

Víctor Escamilla, amigo personal de Manuel de la O Cavazos, Secretario de Salud en el Estado, recibió plasma de pacientes recuperados, cuya efectividad a decir de expertos es de hasta un 92 por ciento.

En rueda de prensa de actualización de casos, el funcionario estatal resaltó que éste es un caso de éxito; sin embargo, no todos cuentan con la misma suerte.

Lo anterior toda vez que aún no se cuenta con un tratamiento contra el virus y todavia están a la espera de la vacuna.

“No existe un tratamiento comprobado que mate este virus, no existe una vacuna actual”.

“A él se le trasfundió plasma y fue mejorado. Es un testimonio de una persona que sobrevivió”, resaltó De la O Cavazos.

Se estima que entre un 60 y 80 por ciento de los pacientes intubados fallecen.

Escamilla, quien desconoce cómo se contagió, detalló que la primer semana de abril comenzó a registrar  un cuadro diarreico y respiratorio, por lo que tomó un antibiótico de alto espectro.

No fue sino hasta el día 7 que acudió a un hospital privado, luego de presentar fiebre y dificultad para respirar.

Después de dos semanas, su situación se complicó aún más por lo que fue intubado 15 días, estado que superó con la trasfusión de plasma, y posteriormente necesitó de una semana más de recuperación en piso.

“Tenia mucha incertidumbre, muchas preocupaciones. La mortalidad es muy alta.”, agregó. (CLG)

Tienes la posibilidad de no volver a ver a tu familia”.

“Quiero concientizar un poco a la gente, todos estamos expuestos y a cualquiera nos puede suceder”, manifestó.

Pensaste que ibas a morir, le cuestionó De la O Cavazos.

“Si, hay esa posibilidad”, respondió.

Es de destacar que la cuenta por su estancia en el centro hospitalario ascendió a 2 millones de pesos, los cuales fueron cubiertos por su seguro de gastos médicos mayores.

El médico indicó que al igual como lo hicieron con él, está dispuesto a donar plasma para el tratado de más pacientes críticos.

Actualmente se encuentra en silla de ruedas, dado que aún no puede caminar y tiene dificultad en el movimiento de sus brazos, pero ya acude a rehabilitación.