De haberse aprobado reformas a la Constitución del Estado hubiera sido un franco atropello al proceso legislativo, a la esfera de competencias de la Federación y a los derechos de la niñez y la adolescencia, así lo señal, la coordinadora de la bancada Independiente Progresista, Claudia Tapia Castelo.

Señal que esta reforma, hubiera puesto en peligro la educación sexual de nuestras personas menores de edad, así como hubiera impedido que se les enseñe que merecen igualdad de trato y no ser discriminados por cualquier causa. 

La legisladora dijo que esto provocaría un auge todavía mayor en embarazos infantiles y adolescentes, en enfermedades de transmisión sexual y en crímenes de odio en contra de nuestra infancia y adolescencia diversa.

Aseveró que exhibieron la forma en que diputados orquestaron su trampa desde un inicio en la Comisión de Puntos Constitucionales.

Además del engaño de hacer pensar a los padres que se les quiere fuera de la educación de sus hijos, y las minorías les demostraron cómo en un estado democrático debe imperar la tutela de los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes. 

“Acuso de manipulación y de declarar falsedades a todos los grupos de ultraderecha y al Coordinador de la bancada del PAN por haber fantaseado al no poder asumir el fracaso de la  anticonstitucional reforma que promovía”. 

“Reitero que en ningún momento ninguno de los legisladores recibimos una llamada de la Secretaría de Gobernación, la Ministra Olga Sánchez Cordero, la SEGOB respetó en todo momento la soberanía del Congreso del Estado de Nuevo León, pues a pesar de tener facultades de otra índole, optó por utilizar la vía del diálogo apegada a Derecho”.

“Quien se excedería de sus facultades si se hubiera aprobado la reforma, hubiera sido el Congreso del Estado de Nuevo León, de conformidad con los artículos 3 y 73, fracción vigésima quinta, de la Constitución Política Federal y 113, fracciones primera y segunda, de la Ley General de Educación”.

“Los derechos de la niñez y la adolescencia triunfaron. Hoy, los grupos ultraconservadores y antiderechos, para variar, desinforman a la población. Ni SEGOB se excedió en sus facultades ni los padres y madres quedan fuera de la educación de sus hijos e hijas. Simplemente, se protegió victoriosamente el interés superior de las personas menores de edad”, puntualizó.